Home Salud

Maduro no aplicará todavía el 7+7, continuamos sin cuarentena, trabajando, con clases presenciales

50

Caracas.- El presidente Nicolás Maduro informó este miércoles que, por segundo día consecutivo, el país vuelve a un máximo registro de contagios por Covid-19, esta vez con 2.328 casos. 

Aun así, afirma que no retomará el mecanismo del 7+7. «Quiero mantener el país abierto», dijo al respecto. 

Este martes 18 de enero la vicepresidenta Delcy Rodríguez anunicaba al país la cifra récord de 2.090 casos y aunque no ofreció detalles por estado como acostumbra, hizo un llamado al cuidado y a mantener las medidas de bioseguridad. 

Al respecto, Maduro indicó que la variante Ómicron ha venido creciendo. «Es más contagiosa. No es más letal, pero por eso no podemos subestimarla. Llamo a los venezolanos que les toca la vacuna de refuerzo a ponérsela. Y a padres y madres a que lleven a sus niños a inocularse», exhortó durante una alocución.

«Hoy pasamos a 2.328 contagios y a 20 casos por cada 100 mil habitantes producto de la variante ómicron. Vamos a cuidarnos más», pidió.

El líder chavista precisó que, según expertos, se espera llegar al pico de contagios para el 30 de enero aproximadamente. «O sea que ahorita vamos a tener el crecimiento acelerado de los contagios», advirtió.

Sin embargo, argumentó que ha tenido en general «buenos resultados» en materia del covid, por lo que quiere mantener el país abierto, «trabajando, con clases presenciales».

«Tenemos a manos el 7+7. Si fuese necesario, lo evaluaríamos. Creo que por ahora no es necesario. Confío en Venezuela», puntualizó.

Más temprano, en su cuenta de Twitter, Maduro repitió que el total de vacunados en Venezuela es de 95% y que van «rumbo» al 100%, cifras cuestionada por expertos.

«Usamos varias vías para tener un aproximado de la realidad y, hasta el 30 de diciembre, sobre algunos trabajos hechos el porcentaje de vacunados no llegaba al 60%», dijo el director de Médicos Unidos de Venezuela, Jaime Lorenzo, el pasado 7 de enero.

Previous articleInterrupciones de la dinámica vital de la ciudad. Por Américo Fernández
Next article«Cara de Instagram»: ¿por qué preocupa la normalización de los filtros en nuestras fotos?