Home Más Noticias

Ante la derrota de Maduro | por Américo De Grazia

672

«Es cuando estás rodeado por todos los peligros que no debes temer a ninguno».

Sun Tzu 

2 de Octubre del 2023

Américo De Grazia

A  escasos días de las primarias presidenciales de los demócratas, es pertinente tener presente algunas consideraciones objetivas de la realidad que nos embarga. Estamos ante una tormenta perfecta para lograr el objetivo de desalojar a Maduro de Miraflores, que no significa necesariamente del poder. Y siendo así, debemos anticipar respuestas, métodos y protocolos de conductas ante las amenazas que se ciernen sobre nosotros. 

Maduro se sabe perdido, por ello adelantará las elecciones presidenciales ante su creciente impopularidad. Acelerar los tiempos para evitar que sus adversarios se reconcilien y unan. Dejar un largo lapso de meses entre su derrota electoral inminente y la entrega oficial de la banda presencial prevista en la constitución para el 2 de febrero del 2025. Espacio suficiente para maniobrar a su favor. Ejecutar las elecciones antes de los comicios presidenciales de EEUU, para interactuar en ambos escenarios, con distintos actores políticos del norte que le sean más favorables. 

Maduro derrotado, le urge ejecutar unas mega elecciones ejecutivas que involucren a sus alcaldes y gobernadores de modo fáctico e inconstitucional, toda vez que no han vencido sus periodos. Pero los necesita de remolcadores, blindados por la imposibilidad de cruzar el voto y obligar a sus funcionarios a cerrar filas con él y lo rescaten del efecto submarino en el que se encuentra. Pretenden incluir en las elecciones el consultivo del Esequibo, para darle un contenido de épica nacionalista y “anti imperialista”. 

Maduro fuera de Miraflores conservaría la mayoría en la AN, el TSJ y todo el poder judicial a su favor. El CNE arrastrado a sus pies; las FANB colonizadas por el castro-madurismo y el monopolio de las armas oficiales y extra oficiales, del pranato, el ELN y las FARC. Con ingentes fortunas en sus manos para implosionar el país. 

La solución a esos tres escenarios es la UNIÓN, tener una dirección política conducida por el liderazgo victorioso de quien resulte ganador de las primarias, que no tengo dudas será María Corina Machado, una sola candidatura para la presidencia, gobernación y alcaldía, así como una sola tarjeta electoral. El ABC de la victoria, para ganar, cobrar y sostenerse en el poder. 

Previous articleLa medición del capital social desde una perspectiva económica | por José María Rodríguez, Ph.D.
Next articleQuien apagó la luz | por Claudio Zamora