Home Economía

Termina 2023 y los trabajadores de CVG y empresas básicas quedaron sin respuestas a sus reclamos y exigencias

519

Trabajadores de Bauxilum denunciaron el incumplimiento en la cláusula de entrega de juguetes, mala calidad de los alimentos que reciben, entre otros reclamos que siguen sin respuesta

Jhoalys Siverio @jhoalys 

Puerto Ordaz. 2023 culmina en Guayana con los insistentes reclamos de trabajadores de las empresas básicas, sin una respuesta satisfactoria por parte de sus autoridades. Así como jubilados de las diferentes industrias del holding de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) continúan con sus manifestaciones cada semana a las afueras del edificio sede, esta vez lo hicieron trabajadores de Bauxilum, quienes se concentraron en el portón de esta compañía.

José Sánchez, trabajador de CVG Bauxilum y miembro del Comité Ejecutivo de Sutralúmina Bolívar, denunció que la empresa no cumple con los beneficios que por años tienen estipulado para estas fechas en su contrato colectivo. Se refirió puntualmente a la entrega de regalos para los hijos de los trabajadores de las empresas básicas.

“Hay una cláusula en el contrato que establece muy claramente lo que es el propósito y razón de la cláusula de los juguetes. Al principio, dieron una lista de los regalos. Pero cuando se retiran los obsequios, parecen que los cambiaron porque no son los mismos. Al que le correspondía una bicicleta, le dieron un dinosaurio de goma pequeño, por ejemplo. El llamado es para que acomoden eso y le entreguen a los trabajadores lo que ciertamente ordenó la CVG”, detalló Sánchez.

A sus denuncias sumó su inconformidad con la entrega del combo hallaquero, porque presuntamente no llegaron con todos los productos que debería. 

Es una situación que se presenta ahora precisamente porque no tenemos el salario para comprar eso, porque la empresa sabe que el salario que devengamos nosotros es muy bajo. Además, el pago de las utilidades estuvo muy pírrico, se pagó unas utilidades en cuatro partes que no superó los 60 dólares cada pago”, agregó.

Reducción de beneficios

Desde 2018, con la firma del Memorándum 2792, con el que prácticamente eliminaron los beneficios de las contrataciones colectivas, los trabajadores denunciaron el mal cálculo en el pago de sus salarios y utilidades, y tampoco les entregan listines de pago. 

También se les dejó de reconocer el pago de otros beneficios, como educación en 100%, lo que conllevó a que tuviesen que cambiar a sus hijos de colegios privados a públicos, pues o no pagaban las matrículas o solo se les reconoce un porcentaje.

Afecciones en salud

Omar Zerpa, trabajador de Bauxilum, también se refirió a las condiciones de trabajo que desde hace varios años hay en la empresa. En el caso de la comida que recibe, aseguró que los alimentos son de mala calidad. Aunque han hecho reclamos en reiteradas oportunidades, la empresa hace caso omiso.

Frecuentemente hay trabajadores que se ven afectados al ingerir estos alimentos. Le causan molestias estomacales, diarrea, vómitos y todo ese tipo de cosas. También queremos denunciar la deficiencia que hay en el servicio del suministro de agua y hielo. A la planta llega tarde, por lo general llega tarde, ya cuando los trabajadores tienen más de tres o cuatro horas activos en planta es que viene llegando el agua a las áreas. Y las condiciones antihigiénicas en que llega, viene en unos contenedores que no son los adecuados”, denunció Zerpa.

Comentó, además, que recientemente se hizo una dotación de uniformes, pero “no alcanzó para todos los trabajadores. Incluso a algunos les llevaron una ropa que no era de su talla”.

La falta de dotación de uniformes e insumos para el trabajo en planta ha incidido en los accidentes laborales en las empresas básicas que, en su mayoría, no se notifican al  Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (Inpsasel).

“Tenemos un compañero que ya va por un año que sufrió una lesión en la rodilla. Ingresó su cuestión de carta aval para que le hicieran su operación y ya va para un año. El compañero todavía sigue asistiendo a sus labores con una rodillera, o sea, no ha sido atendido”, dijo.

Asistir al hospital de la CVG tampoco es garantía, pues las denuncias de falta de insumos son igual de constantes. 

Crónica Uno

Previous article200.000 maestros han abandonado las aulas por pésimos salarios, y la cifra aumenta cada mes
Next articleCODEHCIU: Al menos 183 víctimas de violencia de género en Bolívar entre enero y octubre