Jhoalys Siverio @jhoalys

La pesca entre los parques La Llovizna y Cachamay, así como en zonas restringidas de Macagua, es una práctica frecuente entre quienes buscan alimento. Pero también se enfrentan al peligro que implica estar en esa zona de aguas caudalosas.

Ciudad Guayana. Los cuerpos de dos pescadores se hallaron la tarde de este lunes 20 de septiembre. Las víctimas, identificadas como Reinaldo Odogoite, de 45 años, y Yender Brito, de 28, estaban desaparecidas desde el domingo.

Ambos pescaban junto con otras tres personas en una zona cercana al parque La Llovizna, en Ciudad Guayana. Las autoridades de rescate presumen que fueron sorprendidos por la apertura de los aliviaderos de la represa Macagua, y la corriente los arrastró. Los cuerpos se localizaron cerca de la cascada de dicho parque. A las otras tres personas las rescataron con vida.

La pesca entre los parques La Llovizna y Cachamay, así como en zonas restringidas de Macagua, es una práctica frecuente para los que buscan alimento para su familia; otros, para vender.

Quienes suelen ir a estos parques a trotar los ven casi a diario.

“Los he visto en el parque Cachamay, en unas piedras. Me imagino que vendrán de esos caseríos en San Félix para llegarle por detrás de la cascada. En la Llovizna también los ves a veces, en algunas zonas”, comentó María Virginia Rojas, quien suele acudir a estos parques a trotar.

Una pesca de riesgo

Si bien muchos alegan que esta pesca se hace como forma de obtener alimentos para el hogar, y también para vender, se enfrentan al peligro que implica estar en esa zona de aguas caudalosas.

Hace dos años, el 18 de septiembre de 2019, seis pescadores se adentraron a la laguna Los Espejos, en el parque La Llovizna. Al abrir las compuertas de Macagua, la zona se inundó. Cuatro fueron rescatados con vida. Adrián Lares, de 31 años, y Jean Pierre Olivier, de 18, murieron ahogados.

La zona en la que pescaban era una de las restringidas de los aliviaderos de Macagua.

Una fuente consultada por Crónica.Uno comentó que, si bien hay zonas específicas donde se permite la pesca artesanal, una de las excepciones es dentro del parque La Llovizna, como en la laguna de los peces.

Agregó que la pesca en esa zona, en especial a orillas de los aliviaderos de Macagua, no debería permitirse en ningún sentido. Primero, por un tema de protección de la fauna; segundo, por tratarse de una zona de importancia estratégica nacional.

“Debes considerar que las leyes de protección de la fauna silvestre, vigentes en Venezuela, protegen a los animales. Sin embargo, no considera a la fauna acuática. Lo que sí hay son regulaciones mediante decretos que establecen el período de veda de cada especie. A lo mucho te llevas una amonestación, pero no reviste como tal de un carácter penal público”, explicó.

El año pasado, en entrevista para Crónica.Uno y Correo del Caroní, el asesor ambiental y exdirector estadal del Ministerio de Ambiente, Santos Carrasco, lamentaba que en el parque Loefling, así como en La Llovizna y el Cachamay, se practica la pesca ilegal, al punto de que acabaron con especies que había en sus lagunas.

Cronica Uno

FuenteJhoalys Siverio
Artículo anteriorEncuentro Ciudadano y 16-J denuncian a AD, PJ y UNT por vicios en sesión de la Delegada donde se discutió crisis de Monómeros
Artículo siguienteRodrigo Cabezas: Abrir bodegones o autorizar los casinos no son políticas económicas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí