Héctor Antolínez @hectorantolinez

Rafael Uzcátegui, quien fue secretario general del PPT, dijo que este tipo de actitudes no son nuevas en el PSUV, y recordó que dentro del Gran Polo Patriótico siempre fue ese partido el que impuso las candidaturas de la coalición chavista.

Caracas. El pasado 14 de agosto el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, informó en un acto junto con Nicolás Maduro que la tolda roja había decidido designar a ocho de los 23 candidatos a la gobernación.

No fue precisamente una decisión arbitraria, ya que inclusive antes de que las primarias se llevaran a cabo, se había anunciado un reglamento que establecía que en ciertos casos, como en los que se tuviera una diferencia inferior al 10 % de los votos, sería la directiva del partido la que tomaría la decisión final de estos resultados.

Lo curioso de esta reglamentación es que no obligaba a la directiva a definir el resultado entre los candidatos participantes, esto quedó demostrado con el anuncio por parte de Diosdado Cabello, que los candidatos del PSUV serían: para Trujillo, Gerardo Márquez; para Monagas, Ernesto Luna; para Cojedes, Nosliw Rodríguez; para Apure, Eduardo Piñate y para Bolívar, Ángel Marcano.

¿Qué tienen de especial esos cinco candidatos? Que ninguno de ellos participó en el proceso de primarias del PSUV y ahora son los candidatos de ese partido para las gobernaciones de esos estados.

Otros tres candidatos, Karina Carpio en Aragua, Dante Rivas en Nueva Esparta y Gilberto Pinto en Sucre, también fueron elegidos por la directiva del partido, pero al menos estos sí participaron en las primarias y, aunque no lograron el 10 % de ventaja, todos lideraron la votación en sus estados.

Para Rafael Uzcátegui, dirigente político de la Alternativa Popular Revolucionaria (APR), el resultado no es sorprendente, pues históricamente “es lo que ha hecho el PSUV”.

Uzcátegui, quien en su momento fue secretario general del partido Patria Para Todos (PPT) hasta que este fue intervenido por el Tribunal Supremo de Justicia, dijo que el resultado se asemejaba a lo que ocurría cuando el Gran Polo Patriótico (GPP) intentaba definir una candidatura y el PSUV terminaba imponiendo el candidato.

El GPP orgánicamente nunca existió, todo lo contrario, la opinión dominante era la del PSUV. Cuando se exigía un gobierno de coalición revolucionaria, el PSUV siempre se negó con sus voceros argumentando que Hugo Chávez quería un gobierno del PSUV y no de una coalición”, dijo.

Uzcátegui dijo que a la hora de decidir quiénes eran los candidatos del GPP, la decisión “la tomaba el PSUV”, pues era este partido el que “decidía e inscribía a los candidatos”, dejando al resto de partidos en un rol de simplemente apoyarlos o no participar en la “alianza perfecta”.

El PSUV intentó refrescarse por la vía del ejercicio democrático, pero no fue una intención democrática, no quiso practicar la democracia, lo que quiso fue usar la democracia para contener la situación interna del partido”, dijo el dirigente.

Añadió que para el PSUV lo que ocurrió fue el debilitamiento y la caída del Frente Francisco de Miranda algo que según él se ve reflejado en la salida de Érika Farías de Caracas y Margaud Godoy en Cojedes.

“En las primarias se dieron todos los escenarios que conocernos, entre ellos la derrota del diosdadismo, el desalojo del Frente Francisco de Miranda, eso indica una crisis para este frente que es uno de los más importantes del PSUV. Se vino abajo el frente, pero también la legalidad de las elecciones, ahora la crisis del PSUV es mucho mayor”, comentó.

Uzcátegui también dijo que “si al PSUV le aplicaran lo que le aplicaron a otros partidos”, este ya estaría “en la ilegalidad total”.

Una visión similar la ofreció Félix Velásquez, coordinador general nacional del partido Izquierda Unida, quien dijo que para él, las primarias del PSUV “demuestran lo que para ellos es la democracia: algo que solo conviene cuando es para mantener los intereses de los sectores del poder”.

Velásquez afirmó que la imposición de candidatos demuestra que en el PSUV hay “un desprecio por los liderazgos de base” y también dijo que es algo que “está en sus genes”.

No nos sorprende lo que pasó con esas primarias, está en los genes del PSUV. Ese tipo de diferencias son por las que muchos de nosotros siendo de izquierda nunca nos incorporamos a ese partido, porque esa estructura, sus formas y sus mecanismos, no garantizan la democracia”, expresó.

Velásquez reconoció que este tipo de actitudes antidemocráticas son “uno de los factores” por lo que se han generado tantos roces entre organizaciones de izquierda en Venezuela y el partido de gobierno. De hecho, al momento de responder sobre ¿quién fue el perdedor de esas primarias? Él no dudó en responder: “El chavismo fue el perdedor de las primarias del PSUV, el chavismo y la izquierda. El único fortalecido fue Nicolás Maduro”.

SOURCEHector Antolínez
Previous articleInundaciones en Bolívar por crecidas del Orinoco y el Caroní afectan a más de 700 familias
Next articleExtraña visión del capitalismo venezolano: Empresas importan productos que manufacturan en el país