Home Región Guayana

«No hay transformador»: 34 familias de Ofimeca y Aloha en Puerto Ordaz padecen rigores de 7 días sin electricidad ni agua

587

Desde el pasado 21 de noviembre vecinos de los edificios Ofimeca y Aloha, ubicados en Puerto Ordaz, permanecen sin electricidad, debido a que el transformador del sector se quemó en horas de la madrugada

 Francesca Díaz

Por ello, vecinos del sector exigen a la Compañía Eléctrica Nacional (Corpoelec) el cambio inmediato del equipo. 

Annalia de Issa, residente de Ofimeca, declaró a Radio Fe y Alegría Noticias que las cuadrillas de Corpoelec han ido a la comunidad en dos oportunidades y durante la última visita les hicieron saber que están en lista de espera hasta que haya recursos para adquirir un nuevo equipo. 

“Pusimos el reporte de forma inmediata por el Venapp. Son dos edificios afectados: Ofimeca y el de al lado. Primero se nos fue la 220 y después la 110, quedándonos completamente sin luz. Corpoelec vino al día siguiente. Pensaron que eran cuestiones de fusibles, trajeron dos fusibles y el transformador los rechazaba. Ellos asumieron que el transformador está quemado. No se hizo una revisión exhaustiva. Hemos llevado la denuncia a todas partes y nos dicen lo mismo: que no hay transformador”, explicó De Issa. 

Son 34 familias las que están siendo afectadas por esta situación. Además de no contar con electricidad, tampoco tienen servicio de agua, debido a que la bomba del sector no puede ser encendida por la problemática. 

“Nosotros no nos queda de otra que ver cómo hacemos para que alguien venga a ver el transformador. Eso es un transformador que tiene 40 años allí y, como todo aquí, no están al pendiente de las cosas ni mantenimiento de nada. Estamos sin luz y sin agua. Esto es un edificio que trabaja con bombas eléctricas. Esto es invivible. Nos dicen que estamos en lista de espera, que Caracas está al tanto, que llevaron el reclamo…”, expresó la afectada.

Niños y adultos mayores deshidratados 

A causa del calor y la falta de energía, De Issa especificó que niños y adultos mayores son los más afectados, teniendo consecuencias como deshidratación, desmayos y fiebre. 

“No es sabroso que nos digan que estaremos meses así. Aquí hay niños. Hay una bebé que tiene un mes de nacida y tiene un fiebrón. Mi suegro tiene 90 años: tuvimos que mandarlo para otro lado porque no puede subir y bajar escaleras. Esto no está fácil. Lo que queremos es que nos pongan luz y nos den un transformador nuevo”, sentenció la entrevistada. 

De Issa manifestó que ya han hecho el llamado a las autoridades y acudido a diferentes instancias, pero permanecen sin respuestas.

Previous articleCámara de Comercio e Industrias del estado Bolívar galardonada como Cámara Regional del año por Consecomercio
Next articleEl referéndum venezolano nos derrotará | por Asdrúbal Aguiar