Home Más Noticias

Monseñor J. J. Núñez Viloria, III Obispo Auxiliar de Ciudad Bolívar | por Ricardo Hospedales

445

El 15 de abril de 1982, Mons. José de Jesús Núñez Viloria tomó posesión como Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Ciudad Bolívar, en esa ocasión el Arzobispo Crisanto Mata Cova le dijo: “Monseñor Núñez, comienza a sembrar y recoger en esta tierra cultivada por aquellos dos grandes obispos trujillanos: Mons. Antonio María Durán y Miguel Antonio Mejía…estos dos prelados amaron tanto a Guayana, que quisieron sembrar sus huesos en el corazón de sus entrañas. Por eso, como trujillano, antes de llegar ya eras querido por este pueblo agradecido y bueno. Lanza las redes y cosecha, cuanto más mejor, esta es mi plegaria al Señor; estos son los votos de todo este queridísimo pueblo”.

Meses después, entre Octubre de 1982, y Marzo de 1983, el nuevo Obispo realizó una intensa y extensa “Visita Pastoral”, de una semana, a cada una de las Parroquias de la ciudad, donde se encontró con los sacerdotes, Religiosos (as), agentes de pastoral, y fieles en general, animándolos a continuar trabajando con ahínco y alegría en la evangelización y la Catequesis.

Además de los templos y sitios de culto, el prelado también visitó las Instituciones públicas y privadas, empresas, escuelas, liceos, centros de salud, la cárcel, el geriátrico, el INAM, y compartió muchas personas a las que manifestó la cercanía de la Iglesia, instándolos a iluminar sus labores, desde la óptica cristiana del servicio y la caridad.

También se apersonó en casi todos los barrios y sectores de la ciudad, fueron muchas las casas donde el encuentro no solo se limitó a las reglamentarias comidas, sino que conversó con los niños, jóvenes, adultos y ancianos, hablándoles del amor de Dios, y de la importancia de los valores cristianos en el seno de la familias.

Podemos afirmar que Mons. Núñez, recorrió prácticamente, toda Ciudad Bolívar. El Padre Capuchino Jesús Nieto, que actuó como secretario en algunas de esas visitas pastorales escribió en los libros de actas: “Quiero dejar constancia de la fraternidad y compenetración que ha habido en todo momento…, con Monseñor Núñez nos hemos sentido verdadera Iglesia de Cristo y hermanos en el Señor, ayudándonos unos a otros con sincero afecto y espíritu de servicio”.

Mons. Núñez, nació en Betijoque (Trujillo), el 2 de enero de 1938. Recibió la ordenación sacerdotal y episcopal, en 1962, y 1982, respectivamente. Permaneció en Ciudad Bolívar, hasta marzo de 1987, cuando tomó posesión de la diócesis de Ciudad Guayana. Antes de marcharse, escribió a los sacerdotes y religiosos de la Arquidiócesis para expresarle su agradecimiento: “Quiero manifestarles con la mayor modestia y humildad, mi profundo y sincero agradecimiento por la generosidad, la caridad y comprensión, que durante mi estadía en esta Iglesia como Obispo Auxiliar, me dispensaron como hermanos y amigos. Ciertamente fue poquísimo, quizás nada lo que ustedes recibieron de mí, pero yo sí recibí mucho de ustedes ¡Dios les pague!”. También, en un acto de humildad, se disculpó por las deficiencias humanas que a todos nos acompaña: “Tal vez esperaron mucho de mí y los defraudé. ¡Perdónenme! Sólo el Señor conoce bien y a la perfección lo que cada uno de nosotros llevamos por dentro, muy dentro de nuestros corazones, en lo más íntimo de nuestro ser. El conoce nuestras intenciones, penetra en nuestros pensamientos, y antecede nuestra voluntad”.

Mons. José de Jesús Núñez Viloria, vivió sus últimos días en Ciudad Bolívar, en el Asilo “San Vicente de Paúl” (HH. Franciscanas S.C.J.), donde falleció, el 3 de julio de 2024, día de Apóstol Santo Tomás, titular y Patrono principal de la Guayana Venezolana. Paz a su alma.

Ricardo H.
04.07.2024.

Previous articleENTREVISTA | María Corina Machado: ¿Le vamos a echar bolas?
Next articleCon lenguaje ofensivo, bailando y prometiendo, Maduro entrega un CDI refaccionado y dice que la oposición acabará con el bienestar social si gana el 28Jul