Home Más Noticias

La estafa del Arco Minero | por Américo De Grazia

948

«Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo».

Abraham Lincoln


Upata 25 Septiembre del 2023

Américo De Grazia

El arco minero de Maduro es la mayor esrafa ejecutada contra la nación en todos los tiempos. Nada justifica semejante desastre. Sin dudas es una estafa ecológica y ambiental, causando daños irreversibles a la selva amazonica, deforestaciones que alcanzan dimensiones  hasta de 8 mil km2, geografia similar a la de todo el Estado Miranda. La cuenca hidrográfica mas importante de Venezuela, ubicada al sur del Orinoco, representa el 80% del agua dulce del territorio nacional, hoy está bajo amenza, sospecha o envenenada con cianuro y mercurio. Todos los parques nacionales de esta región, Canaima, Caura y Yapacana estan siendo diesmados por el estractivismo.
El arco minero es una estafa territorial, en febrero del 2016 Maduro le asignaba 111 mil km2  del Estado Bolivar, un territorio mayor que Cuba, (109mil km2); hoy de manera factica, abarca todo el Estado Bolivar, Delta y Amazonas,(460mil km2); 5 veces el territorio de Portugal, (92mil km2).

El arco minero es una estafa constitucional, juridica e institucional al burlar el protocolo de las conseciones y sustituirlas por el irrito modelo de las «alianzas» otorgadas a dedo, sin marco jurico, ni soporte técnico o especializado en tan delicada rama geológica. Burlaron la constitución al expropiar sin la observacias legales, las conseciones otorgadas bajo el régimen de licitaciones, desatando una lluvia de demandas internacionales que hoy acosan bienes de la República, tal como Gold reserve, Cristalex y Rusoro; razón que atenta contra Citgo y su patrimonio por la demanda ejecutada en su contra por las empresas expropiadas.

Es una estafa a nuestra soberania territorial, toda vez que el arco minero se convirtió en santuario del ELN, la FARC y los pranes, al delegarles a estos criminales la custodia y la recaudación administrativa de lo saqueado. Es una estafa a la vida, al propiciar masacres, desalojos y desplazamientos humanos; entre indigenas y mineros. De igual manera, es una estafa financiera, dado que el oro saqueado no ingresa al BCV y solo reporta el 1% del PIB, y en diamante y coltan, el ingreso al fisco se reduce a nada.

Es una estafa a los pueblos del sur de Guayana, siendo Guasipati y El Callao ejemplos de las barbarie, al dejarlos sin servicio de agua, desde mas de 4 años, cuando enveneron su rio Yuruari y cerraron la unica planta de tratamiento de agua, diseñada para ambas ciudades. Es una estafa electrica al condenar a muerte la hidroelectrica de Guri, por afectar sus dos afluentes principales, el Paragua y el Caroni.
Maduro es cinico al vender esta estafa como beneficiosa para el pais.
Urge salir de él,  para recupear a Venezuela.

Previous articleRecursos sociales, capital social y desarrollo integral | por José María Rodríguez, Ph.D.
Next articleReunión entre el CNE y Comisión Nacional de Primaria sacude el tablero político