Home Deportes

Juego de fútbol en Lima exacerbó xenofobia y machismo peruano: Requisa migratoria, empujones, porrazos, negar combustible al avión y hasta comentaristas que ven una prostituta en cada venezolana

517

El juego entre Venezuela y Perú de la eliminatoria para el Mundial de la FIFA 2026 terminó con incidentes cuando la Policía peruana impidió, a los golpes y empujones, que los jugadores de la Vinotinto se acercaran a saludar a la hinchada venezolana.

Luego de que culminara el partido, con un empate a un gol, los jugadores venezolanos se acercaron a las gradas con la intención de tirar sus camisetas para regalárselas a los aficionados que fueron a verlos. Sin embargo, solo pudo hacerlo Salomón Rondón pues la policía impidió que los demás jugadores se acercaran a la reja de las gradas.

A empujones e incluso con golpes de porra, los agentes de la Policía Nacional de Perú hicieron retroceder a los futbolistas para impedirles que se acercaran a la hinchada venezolana.

Uno de los jugadores de la Vinotinto agredidos fue Nahuel Ferraresi, quien resultó con dos dedos golpeados de su mano derecha: «Son cosas que no deberían pasar. Salomón Rondón va a dar su camisa a los seguidores y yo iba detrás de él. Un policía me paró de buena manera, pero luego otros se enojaron y sacaron los palos para pegarnos. Yo estaba detrás de la valla me pegaron dos palazos en la mano y me rompieron un poco. La policía también comenzó a pegar a la gente».

Este incidente se suma a la medida discriminatoria adoptada por las autoridades peruanas de requisar a todos los hinchas venezolanos que asistieron al estadio para verificar su estatus migratorio.

La mañana de este miércoles, el canciller venezolano Yván Gil denunció que las autoridades de Perú están impidiendo que el avión que trae de regreso a la selección Vinotinto recargue el combustible para emprender a Caracas.

«El Gobierno de Perú comete una nueva arbitrariedad contra los venezolanos, al impedir que el avión que trae de regreso a la @SeleVinotinto recargue el combustible para emprender el regreso. El Gobierno de Perú aplica un secuestro, vengativo a nuestro equipo, que ha realizado un extraordinario juego el día de ayer. Exigimos el cese inmediato de las agresiones en contra de nuestra selección y del pueblo venezolano, asumiendo sus obligaciones en el marco del respeto al Derecho Internacional y desechando las prácticas de xenofobia«, detalló el canciller.

Los comentaristas deportivos peruanos que ven una prostituta en cada venezolana

Peter Arévalo, el peruano machista que se dice comentarista deportivo, no soporta que la mismísima FIFA haya ubicado a Venezuela en el cuarto lugar y a Perú en el décimo, es decir, en el último. Quizás también le duela (o su ignorancia le impide saber) que la migración venezolana hará crecer el PIB de Perú en 4.4 %. Lo que sí sabe y muy bien, es el precio que cobra una prostituta.

Tanto Peter Arévalo, el ignorante conductor del espacio deportivo peruano «A Presión» (@apresion1) como sus colegas, dedicaron buena parte de sus comentarios sobre fútbol a burlarse de las mujeres venezolanas mientras debatían sobre el encuentro que se realizaría entre el equipo de Perú y la Vinotinto. Probablemente llevados por la indignación de saber que su equipo es pésimo- tiene un solo punto cuando el de Venezuela lleva 8-, los machistas xenófobos no consiguieron mejor forma de disfrazar su impotencia, que deben sufrir en varias de sus acepciones, que pisoteando a las mujeres venezolanas como seguramente lo harán en sus casas, con sus esposas e hijas. O peor aún, calmando con bromitas así lo que ellas les tienen prohibido hacer en sus casas.

Incapaces de condenar o ignorar el comentario de un oyente sobre el «precio de las chamas», como llamaron a las venezolanas al compararlas con prostitutas, los conductores del espacio se sumaron al chistecito de pésimo gusto, se rieron a carcajadas por la gracia e incluso llegaron a hablar de los precios actuales de «las chamas», lo que implica que seguramente utilizarán el servicio de prostitutas con frecuencia, los muy pobres diablos.

Tan exagerada fue su actitud que el Ministerio de la Mujer de Perú emitió un comunicado oficial rechazando semejante conducta, saludando su condena en las redes sociales e invitando a los ciudadanos a dejar de ver espacios como este: «Estos comentarios, denigrantes contra las mujeres y, abiertamente, xenofóbicos, no tienen nada que ver con el deporte, y son inaceptables. No solo son ofensivos contra las mujeres, también promueven la violencia contra ellas y las reducen a la categoría de objetos sexuales carentes de dignidad», al que respondió el susodicho Peter Arévalo con una disculpa más tibia que las noches junto a su mujer. ¡Personaje que, irónicamente, cuando fue invitado a un reality show como chef – así será de mediocre- llevó como su plato estrella unos tequeños! Es decir, unos tequeños venezolanos que han sido tan exitosos en medio planeta, que algunos peruanos trataron de expropiar la receta y hacerla suya, como más de una vez denunció el chef venezolano Sumito Estévez, plagio que por cierto no les funcionó. 

No soportan estos machistas del fútbol que la mismísima FIFA haya ubicado a Venezuela en el cuarto lugar y a Perú en el décimo, es decir, en el último. Quizás también les duela (o su ignorancia supina les impide saber) que la migración venezolana hará crecer el PIB de Perú en 4.4 %, según el informe «Efectos colaterales de la crisis venezolana» que realizó el Fondo Monetario Internacional el año pasado. Algo parecido a lo que señaló el Banco Mundial, quien reveló no solo que «de los 870 000 ciudadanos venezolanos que ingresaron a Perú hasta el 2019, el 57 % cuenta con estudios superiores y son profesionales altamente calificados», sino que el producto bruto interno (PBI) de Perú creció gracias a la migración venezolana y se tenía proyectado -antes de la pandemia- que para el año 2025 los venezolanos aportarían 2. 200 millones de soles peruanos en ingresos fiscales». 

Con información de Elizabeth Fuentes | El Nacional | Monitoreamos

Previous articleDéjame que te cuente limeña | por Claudio Zamora
Next articleMaría Corina Machado a un mes de las primarias: El mandato es superar todas las barreras para derrotar a Maduro en 2024. Referendo Esequibo una distracción peligrosa