Home Más Noticias

Indignante es… | por Américo De Grazia

870

«Nos han dominado más por la ignorancia que por la fuerza».
Simón Bolívar.

Upata, 18 de diciembre de 2023.

Américo De Grazia.

Indignante ver a  Maduro arrodillado en Kingston ante los súbditos de Carlos III, al humillarse por un día más en el poder, ante su homólogo Irfaan Alí, aceptando con la cabeza gacha un brazalete con el grabado del territorio de Guyana donde incluye  «nuestro Esequibo».

Indignante saber que la reunión entre ambos países no es en territorio neutral, sino en uno de los países de la Comunidad de Estados del Caribe, CARICOM, que fijó pública y comunicacionalmente, una abierta postura en contra de Venezuela.

Indignante que el tirano cubano, Díaz-Canel, aliado de Guyana en la disputa, haya viajado a la cumbre en una aeronave de Conviasa.

Indignante escuchar a Delsi Rodriguez en la ONU el 14 de noviembre de 2023, al decir:  «… el consultivo no está diseñado para atacar a Guyana, sino para resolver un tema doméstico»  y luego,  ver a su hermano Jorge Rodriguez el 05 de diciembre de 2023,  desde la AN,  aprobar la Ley del Esequibo, que en su artículo 3 señala: «no permitir postulaciones a cargos de elección popular a los venezolanos que no hayan participado en el referendo consultivo del 3D» ; evidenciando así, el propósito real del referendo.

Indignante tener como antecedentes de esta disputa, la autorización que otorgó  Chavez a Guyana el 19 de febrero de 2004 para invertir y desarrollar infraestructuras en territorio del Esequibo venezolano, contrabiniendo el acuerdo de Ginebra suscrito por Venezuela en 1966, porque según  éste, era un «instrumento del imperialismo para enfrentar pueblos hermanos», usando así, la misma narrativa de su manager político, el satrapa caribeño, Fidel Castro.

Indignante saber que esta puesta en escena se fraguo en la última visita de Maduro a China el 14 de septiembre de 2023, para que este le allanara el camino de la querella a Guyana,  a cambio de nuevas condiciones financieras, ante la mora del régimen con el imperio comunista oriental. De allí, salió corriendo a la Habana, para estructurar la estrategia de la entrega junto a sus  homólogos tiranos de Nicaragua y Cuba, el 16 de septiembre de 2023.  Cinco dias después (21.09.2023) con urgente y rápida premura, la AN apruebó el consultivo del 3D para sellar el compromiso con los orientales, los mismos que hoy,  tienen más interés y confianza en invertir en el Esequibo ocupado por Guyana que en el ladronismo insasiable del madurismo. China cumplió su rol de ayudar a los guyaneses a liberar el Esequibo del litigio  a cambio de consesiones de toda índole.

Indignante para los venezolanos ver como hemos sido los grandes perdedores en este juego de tronos, a cambio de mantener a estos bandidos en el poder. China entra en la repartición, EEUU ocupa la fachada atlántica del Delta del Orinoco, que no estaba en litigio y la perdimos una vez que Chavez ordenó abandonar el patrullaje de esa zona marítima; mientras Brasil se abre camino al norte del atlántico construyendo puentes y carreteras como en el cruce fronterizo entre Bonfin y Lethem por el río Takutu; mientras nosotros ni somos capaces de mantener la troncal 10 que bordea nuestro territorio en reclamación.

Indignante y vergonzoso que la docente de la escuelita de San Martin de Turumban, sea una guyanesa nómina de Georgetown y le enseñe a los niños pemones venezolanos a leer y escribir en inglés, mientras le rinden culto al Carlos III de Inglaterra, desconociendo a Simón Bolivar.

Indignante ver la otrora consesión maderera de Bochinche, al borde de la zona litigada, ocupada por el grupo narco terrorista ELN colombiano, convirtiendola  en santuario financiero y aurifero.

Mientras, Maduro con sus payasadas ofrece otorgar consesiones mineras a todas las empresas transnacionales que quieran invertir en el Esequibo; pero en su arco minero usa la figura inconstitucional de «Alianzas» para depredar nuestro territorio;  mientras contradictoriamente decreta el Esequibo parque ecológico mundial, paralelamente acaba con Canaima y Yapakana.

Indignante la grotesca conducta desarrollada por los secuestradores del poder  venezolano: la banda criminal del «super bigote».

Previous articleUna teoría de la adaptación y la evolución de los sistemas sociales | por José María Rodríguez, Ph.D.
Next articleFundación Social y Cultural Cámara de Comercio donó colposcopio a Hospital Oncológico Virgen del Valle