La iglesia católica trabaja para lograr que, en 2022, el médico venezolano sea el primer santo venezolano. José Gregorio Hernández es beato desde el 30 de abril de 2021, pero la causa ante el Vaticano cursa desde 1949

Giuliana Chiappe

La iglesia venezolana espera, y trabaja enfocada en ello, que la canonización del beato José Gregorio Hernández sea en 2022.

Así lo expresó la Arquidiócesis de Caracas en un tuit y, además, fuentes consultadas aseguraron que están decididos a ello y que, además de los vicepostuladores, el cardenal Baltazar Porras está en frecuentes conversaciones con el Vaticano.

La iglesia aún no ha dado detalles específicos del proceso de canonización, sobre todo del milagro que le otorgaría al médico venezolano el título formal de santo, pero sí anunció su intención de celebrarla en 2022.

Beato desde abril

La devoción de los venezolanos hacia José Gregorio Hernández es de muy larga data. La iglesia católica venezolana abrió la causa de beatificación se abrió en 1949. José Gregorio Hernández Cisneros, trujillano, médico, investigador, docente y sobre todo, samaritano a carta cabal, fue beatificado el 30 de abril de 2021.

El papa Francisco estableció el 26 de octubre como el día de José Gregorio. La fecha es la misma de su nacimiento.

La ceremonia de beatificación fue pequeña, atendiendo los requerimiento contra la covid-19. Asistieron 150 personas y fue celebrada en la capilla del colegio La Salle, en Caracas. Presidió Aldo Giordano, nuncio apostólico en Venezuela, y los venezolanos cardenal Baltazar Porras, administrador apostólico del país, y monseñor Tulio Ramírez, vicepostulador de la causa. La condujo el padre Armelim De Sousa.

Ante el altar, en los primeros puestos, estaba la niña Yaxury Solórzano y su madre, viva representación del milagro que llevó a José Gregorio Hernández a los altares.

En este video puede ver o revivir la ceremonia:

Imágenes: Ilustración: Daniel Hernández

SOURCEGiuliana Chiape
Previous articleJubilados de Pdvsa protestan en Caracas para exigir fondo de pensiones
Next articleAnálisis: ¿Puede la CPI procesar al gobierno venezolano por exterminio?