Home Política

Francisco Cardiel: Todos somos importantes en esta cruzada por la libertad

140

El robo millonario  de los recursos aprobados para la construcción de la última represa del bajo Caroní  Tocoma, es entre otra las causas de la crisis eléctrica del país, y nadie está preso

Nota de Prensa Proyecto Guayana

Proyecto Guayana afirma que  la responsabilidad, colapso y  crisis eléctrica del país, es adjudicada a los gobiernos de Chávez y  Maduro, por aplicar una política  militarizada desde el inicio, y no reconocer las ventajas técnicas de ingeniería y conocimiento  que se requiere en las centrales eléctricas de Guayana, denunció Francisco Cardiel.

También están las plantas termoeléctricas que fueron abandonadas a su suerte como Bachaquero, Tomaré y Juan Manuel Valdés, que  también  fueron ignoradas y borradas por la cleptocracia de la revolución del siglo 21.

El secretario general de Proyecto Guayana y exdiputado al CLEB Francisco Cardiel , quién es miembro de la comisión de minas en la región, dijo que la gota que rebasó el vaso, fue el desmantelamiento, de CVG- EDELCA y la construcción nunca terminada de la represa, Carlos Manuel Piar, ( TOCOMA).

 Tocoma era la culminación del desarrollo del bajo Caroní junto a Guri, Macagua I, Macagua II, y Caruachi, una huella imborrable con  el aprovechamiento de las aguas el río Caroní.

Tocoma representaba la última represa de este desarrollo hídrico, y la esperanza emblemática de una solución, que se convirtió en  robo, corrupción y la estafa más grande del estado Bolívar, con 9,600, millones de dólares perdidos sin culpables.

 “No existe fiscalía ni defensor del pueblo, ni contralor ya que los militares solo se pararon firme a los generales de turno en la región, y el estado que lleva el nombre del Libertador Simón Bolívar, que liberó cinco naciones,  y se irrespetaron  hasta sus  palabras que dijo en el Congreso de Angostura:” los gobiernos más perfectos, son aquellos que dan la mayor suma de seguridad ciudadana, la mayor suma de felicidad posible y la mayor suma de estabilidad, política”, recordó Cardiel.

 Los de turno incumplieron sus palabras, su mensaje, y por eso la política del régimen y PSUV no es venezolana sino cubana, no es estable, no hay seguridad ni tampoco felicidad, agregó.

 Cardiel afirmó que cuando en el país se va la luz, se apagan los aires, el   internet, la resistencia de  las neveras se daña, y el pollo, la carne, y otros alimentos su dañan.

La gente pide, añora, y reclama un cambio  político, “ya que por sus hechos los reconoceréis “, dijo Cardiel.

Ya el camino está marchando en sintonía con el despertar que imprime María Corina Machado, la dama de hierro en su lucha por la democracia, porque el pueblo reclama libertad, justicia, democracia y que se respete la propiedad privada. que es un factor importante en la economía de un país.

“Ya en la  región hay muchos corsarios,  bucaneros y piratas buscando El Dorado, que siempre existió, pero se han  perdido sus riquezas con la  revolución del siglo 21, porque en Guayana llegó la peor peste: “la Langosta Roja”.

Veinticinco años no han sido suficiente para destruir la esperanza de un estado pujante, que se recuperara solo  con el cambio social y político que representa el cambio con Edmundo González, y con Maria Corina al frente,  ya que el régimen no inspiran confianza, ni futuro en Venezuela, por eso  “hoy nuestro compromiso” es apoyar  con todas las fuerzas al  candidato de la Unidad, dijo Cardiel.

Edmundo González Urrieta “Hasta el Final” llevara bienestar y progreso, por el reencuentro familiar, padre e hijos,   amigos que ayer salieron en el éxodo inducido por la situación país, como  en las dictaduras de Cuba y Nicaragua .

Hoy en Venezuela nuestra lucha tiene que ir más allá de las diferencias y apetencias personales, todos somos importantes y necesarios en esta cruzada por el rescate de la libertad, concluyó Cardiel.

Previous articleCampaña de Edmundo González cuenta también con el apoyo de UPP 89, Fuerza Liberal y Centro Democrático
Next articleContinúan trabajos de revitalización en el puente Los Coquitos en Ciudad Bolívar