Home Más Noticias

«ESTO ESTA MAL»: A 35 años del 27 de febrero de 1.989 | por Kelson Carrillo

172

Me he sentido motivado a escribir algo sobre esta fecha desde mi pesperctiva personal y vivencial…

Todos sabemos los sucesos acaecidos en esa fatídica fecha…

En mi caso vivía en la parroquia 23 de Enero y tenía 2 años graduado de Bachiller y estaba trabajando en el Banco de Venezuela y estudiando en la universidad…

Habían serias dificultades políticas, económicas y sociales «como siempre», pero aunque yo era un muchacho de escasos recursos, de una parroquia popular, sin ayuda de un padre o familiar de dinero, pude conseguir un trabajo y estudiar en una universidad privada que cancelaba con un crédito estudiantil que daba el banco.

Ganaba un salario mínimo para la época y con ese salario pagaba mis pasajes de todo el mes, ayudaba para la casa al presupuesto familiar, pagaba el crédito estudiantil y para alguna que otra salida alcanzaba.

Estallaron aquellos sucesos (que todavía se duda de su espontaneidad) y me tocó vivirlos dramáticamente en primera fila…

Eran horas de la tarde cuando desde el piso 9 del banco se veía lo que estaba pasando, columnas de humo, gente corriendo, disturbios, etc…

Un compañero y yo nos fuimos temprano y como tenía familiares en el Valle y mi compañero era del Valle, decidí no ir al 23 de Enero y nos fuimos a pie hasta el Valle…

En el trayecto varias veces literalmente vi en riesgo mi vida y caminaba con un profundo dolor en mi corazón al ver a muchas personas en la Av. Nueva Granada cargando colchones, neveras, televisores, reses de carne, saqueando negocios, etc….

Y yo decía: «ESTO ESTÁ MAL», eso es robar. Y aunque el país tenga serias dificultades esto no va a solucionar nada sino a empeorarlo…

Habiendo llegado cerca de mi tía, estaban saqueando un mercado y vi compañeros míos saqueando. Uno me tiró una compota y me dijo agarra chamo, hay para todos, me aparté y la deje caer al piso y me fui corriendo a la casa de mi tía y pense «ESTO ESTÁ MAL» y esto es robar…

Los días posteriores se fueron sabiendo las cosas, se dificultó mucho conseguir alimentos y se empezó a hablar de una cantidad de muertos increíble…

Y bueno la historia es ya conocida…

Ahora. ¿Que si habían dificultades y corrupción y burocracia y muchas otras cosas más? SI….

Pero fue en esa época que con mi trabajo estudié, me gradué, compre mi primer apartamento en los Teques y mi primer carro y sostuve a mi familia y era la historia de muchos de los que yo conocía…

Yo, un muchacho sin recursos, de una parroquia popular pude tener ascenso social con mi trabajo, mis estudios, etc….

Ahora preguntemonos hoy:

¿Puede una persona con sueldo mínimo (pagar sus pasajes, pagar una universidad, comprar ropa, hacer mercado, dar para su casa, tener para sana distracción)?. Bueno, la respuesta es obvia. Ni tan sólo para los pasajes alcanza el salario…

¿Puede una persona hoy comprar un apartamento y un carro?.

¿Acaso los servicios públicos hoy no están dolarizados e impagables?

He visto a mi generación salir de Venezuela despavorida huyendo de esta situación tan penosa…

He visto descenas de personas en este tiempo correr detrás de un camión de basura para comer…

He visto a gente morir hoy en día por no tener para sus medicamentos…

Todos, absolutamente todos los derechos constitucionales fueron vulnerados…

Y si hacemos una comparación del como era la vida en el año 1.989 y como es ahora en el 2.024 sería mejor no hacerla porque quedaría muy mal parado este tiempo en todos los aspectos y en todos los órdenes…

El retroceso ha sido brutal….

He escuchado y leído por esta fecha «análisis» de las causas que generaron el estallido social en el 1.989 como que si en la actualidad viviéramos en el pais de «Alicia en el pais de las maravillas…» y me parecen análisis que están mochos. Es menester ver y analizar la Venezuela del año 2024, reflexionar, cuestionar, hacer preguntas, etcétera…y nunca jamás para que acontecimientos como el del 89 se repitan, pero si por lo menos para pensar en las palabras que alguien dijo tres años mas tarde un 4 de Febrero «…Es tiempo de reflexionar y el país tiene que enrumbarse definitivamente hacia un destino mejor…».

Pastor Keison Carrillo

Previous articleEl terrorismo judicial | por Raimond M. Gutiérrez M.
Next articleEn el campeonato de La Guaira: Femeninas del boxeo lograron dos medallas para el estado Bolívar