Home Nacional

Elecciones Ya es la nueva consigna del chavismo, y aumenta la incertidumbre

165

En el preámbulo de unos días de mayor agitación política, el régimen chavista corre hacia adelante y se apresta a trazar cronograma de elecciones presidenciales, en medio de movilizaciones para celebrar fechas históricas de la llamada revolución bolivariana

El gobierno chavista que encabeza Nicolás Maduro se dispone a acelerar una salida electoral hecha a su propia medida este 2024, mientras arrecia la confrontación con la oposición democrática interna y el gobierno de Estados Unidos, con los temas de las sanciones y la candidatura de María Corina Machado como puntos de quiebre.

Este martes el presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez (a la vez jefe de la comisión negociadora con la oposición y Estados Unidos), convocó para el próximo lunes 5 de febrero el inicio de lo que llama un amplio diálogo nacional para trazar un cronograma electoral.

La decisión fue endosa de manera oficial con un pronunciamiento de la propia Asamblea Nacional que, como se sabe, es el brazo legislativo del régimen chavista.

Este 2 de febrero el chavismo también celebrará los 25 años de la juramentación ante el antiguo Congreso de la República de Hugo Chávez como presidente, después de que el militar golpista fue electo democráticamente el 6 de diciembre de 1998 por una mayoría de los venezolanos (56% de los votos válidos) y en medio de una abstención del 37% de los electores entonces convocados.

Los máximos dirigentes del régimen chavista han anunciado igualmente movilizaciones y «la toma de Caracas» desde este domingo 4 de febrero, cuando celebrarán otro aniversario de la intentona de golpe de Estado de 1992, en la que el comandante de paracaidistas Hugo Chávez irrumpió en la historia de Venezuela para transformar el país para siempre.

En este contexto se llevará a cabo la movilización del lunes a la sede del Consejo Nacional Electoral para trazar el cronograma de la elección presidencial. Varios analistas observan que se repite el expediente común de las cúpulas en el poder, el cual consiste en tomar decisiones trascendentales y después organizar manifestaciones de la base del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus diferentes aliados para que las endosen y así dar el barniz de gobierno popular, que se fundamenta en los mandatos «del pueblo» y la consulta de organizaciones populares de la democracia de base.

Poco después de la sesión de la Asamblea, el propio presidente Nicolás Maduro manifestó su apoyo (no faltaba más) «a la convocatoria de diálogo nacional» formulada por el legislativo.

En un mensaje en su cuenta oficial en la red social X, Maduro dijo que el llamado se traduce en un “diálogo amplio e incluyente para establecer el cronograma electoral 2024”.

La llamada revolución bolivariana, «es garantía de paz en Venezuela» y es la hora de establecer “elecciones ya”, agregó Maduro, en otro mensaje cifrado que según analistas deja claro que para el chavismo la paz en Venezuela solo será posible si ellos siguen en el poder.

Desde hace meses y años la oposición demanda unas elecciones libres, democráticas, con participación de todos los agentes políticos, sin candidatos inhabilitados, con un Registro Nacional Electoral actualizado, con votos desde el exterior, sin violencia política, sin ventajismo oficial ni uso de los recursos del Estado a favor de candidatos del oficialismo y en las que se respete el mandato de los electores y el poder emanado del voto.

Este llamado a elecciones libres ha sido secundado por decenas de países, principalmente democracias de corte occidental, desde la Unión Europea hasta las principales democracias americanas y el gobierno de Estados Unidos.

Pero Washington ha ido más lejos y ha usado el mecanismo de las sanciones individuales contra personeros del régimen chavista, y contra intereses de la República y Petróleos de Venezuela, así como la retórica de las amenazas como un (fallido) mecanismo de presión a favor de la redemocratización de Venezuela y directamente en busca del debilitamiento y la salida del régimen chavista que justamente por estos días se dispone a celebrar sus primeros 25 años en el poder absoluto en el país, donde domina todas las estructuras del Estado.

«El Poder Legislativo aprobó por unanimidad un acuerdo en el cual se rechaza cualquier forma de ultimátum por parte de Estados Unidos en contra de la soberanía e integridad de Venezuela», agrega la información.

El Estímulo

Previous articleAsociaciones de ciudadanos trabajan en propuestas para reconstrucción del país
Next articleEn 1952 la oposición ganó las elecciones y los militares amañaron los resultados | por Luis Alberto Perozo Padua