Home Más Noticias

El Zar del oro y el saqueo | por Américo De Grazia

940

«Vivimos una era de irresponsabilidad organizada».

Otto Scharmer.

Upata, 04 marzo de 2024.

Américo De Grazia.

A propósito de las denuncias que formuláramos en relación a la tragedia de «bulla loca» en las minas de La Paragua, al sur del Orinoco, el General Carlos Osorio, presidente de la Corporación Venezolana de mineria, no dudó en calificarme de «irresponsable y mentiroso»; una desafortunada declaración de quien se estrenó en la administración pública en el 2006 al frente de la superintendencia nacional de silos, almacenes y depósitos agrícolas, SADA;  pero además, sin dejar las mejores referencias,  fue ascendidido en el 2010 como jefe la Productora y distribuidora venezolana de alimentos (PDVAL)  y su filial CASA, Corporación de abastecimiento y servicios agrícolas, bajo el paragua de Ministro de alimentación y vicepresidente de soberanía alimentaria; de ñapa, coordinador del Estado mayor contra la guerra económica y gerente de los difuntos Abastos Bicentenario. Un récord de gerente… sospecho, nada halagador.  Incluso, antes de convertirse en el ZAR del Oro en nuestra Guayana, hizo su pasantia como Ministro del despacho de la presidencia, similar cartera ocupada por su homólogo, el Gral. Rangel Gómez, antes de aterrizar en nuestros predios. Curioso, que usted hable de irresponsabilidad y mentiras. 

Pues bien, irresponsable es otorgar licencias mineras a dedo  bajo  el adefesio jurídico de «Alianzas estratégicas»  de modo incostitucional y arbitrario violando los artículos 12, 113, 127,128,129,156,187 y 304 de la Constitución de Venezuela. Las alianzas de sus turbios negocios, no son concesiones, en consecuencia son ilegales, y por lo tanto usted es el primer promotor de la mineria ilegal en mi tierra; lo digo como guayanés. Irresponsable es darle la guarda y custodia de las minas de coltan en Parguaza y de diamante en Guaniamo, al grupo narco terrorista colombiano ELN. Irresponsable es que no ingrese al fisco nacional, a través del BCV, ni un solo centavo por ninguno de estos dos últimos rubros, mientras que por concepto de oro represente menos del 1% del producto interno bruto. Eso, no solo es irresponsabilidad, es  saqueo. 

Irresponsable es afectar las cuencas hidrograficas del Guri, perjudicando la principal  fuente de suministro eléctrico del país, gracias a la sedimentacion del lago. Irresponsable es afectar nuestros parques nacionales, Canaima y Yapakana. Irresponsable es envenenar las aguas de nuestros ríos; desplazar a los pueblos autóctonos, colonizar a nuestros indígenas al inducirlos a la mineria. 

Los guayaneses tenemos memoria, si bien, el oro no es comida que se pudre, como las 3 mil toneladas que se descompusieron en sus manos… no es menos cierto, que Guayana se descompone en sus manos.

Previous articleGobierno chavista revolucionario silencia Acuerdo de Barbados para tener un mayor control sobre presidenciales
Next articleEn FAVLCAR nos preguntaron mucho sobre la Red Inteligente SAI | por José María Rodríguez, Ph.D.