Home Más Noticias

El 2024 es el año de Venezuela | por Américo De Grazia

220

«No esperes el momento perfecto, 

toma el momento y hazlo perfecto». 

Anónimo.

Upata,  22 de enero del 2024.

Américo De Grazia. 

Desde Washington se presiona a Maduro y éste, anuncia  elecciones presidenciales para este 2024, en abierta contradicción con Jorge Rodríguez y Diosdado Cabello. Son muchas las tareas que tenemos por delante para coronar con la victoria electoral de María Corina Machado: desalojar Miraflores y emprender los cambios que Venezuela requiere.

 Hay que bregar y lograr la construcción acoplada de una dirección política incluyente que logre vencer la incertidumbre, que genere confianza, que motive a la acción restauradora, que reactive la esperanza, que garantice la gobernabilidad del país y de la  variopinta oposición; una dirección capaz de comprometer emocional y sentimentalmente a todos los que pueden y quieran sumar, unificando y consolidando lo individual  y colectivo al propósito mayor; que emita respuestas inmediatas y oportunas a cualquier hecho sobrevenido presente o que pueda proyectarse al futuro; que sea capaz de sortear dificultades, obstáculos o peines de los que suelen fabricar desde la «furia chavista». 

Estamos obligados a cobijarnos en una sola tarjeta electoral; estos no son momentos de ensayos o experimentos, tenemos que ganarles por paliza, a prueba de brutos, con números holgados, libres de sospechas y tenemos con qué. Auditar el registro de electores, con observadores internacionales, con apertura de nuevos inscritos, con métodos electorales extraterritoriales que garanticen a los 3,5 millones de venezolanos dispersados en el mundo por la diáspora, que tienen  derecho a  ejercer su derecho a votar,  poder hacerlo libremente. 

Presentarle al país un cambio de modelo, para enmendar los errores del presente y del pasado dando respuestas inmediatas ante las emergencias,  mientras con suprema planificación se establece un plan de acción y ejecución a corto, mediano  y  largo plazo en todos los niveles y escenarios posibles; priorizando una reforma de base en  la política económica, que frene de inmediato la hiperinflación que nos hace cada vez más pobres y vulnerables;  saldar la deuda social con los trabajadores en cualquiera de sus modalidades, resolver la crisis de los servicios públicos caóticos, rehacer y reestructurar la educación como columna vertebral del progreso sostenido para lograr un alto nivel  de desarrollo humano, cubriendo y satisfaciendo  las necesidades fundamentales de los ciudadanos, trabajando incansablemente en recuperar la solidez de las instituciones,  fortaleciendo institucionalmente al Estado para un eficiente aprovechamiento de los recursos y que éstos  generen riqueza y hagan viable recuperar el camino hacia el desarrollo… Todo es posible, con acción  y determinación, el primer paso es indispensable: Recuperar la democracia y eso depende exclusivamente de nosotros.

Previous article4 de las 6 salas del TSJ son presididas por Magistrados que militaron en el chavismo
Next articleModernidad versus posmodernidad: Un enfoque sociológico | por José María Rodríguez, Ph.D.