Publicidad

Cada viernes, desde muy temprano en la mañana, el grupo de mujeres que conforman la Sociedad de Damas de la Obra Evangélica Luz del Mundo misión № 04 de Ciudad Bolívar, se reúnen en la casa de oración ubicada en la calle principal del sector Las Flores de la urbanizacion Los Próceres, parroquia Agua Salada, para orar conforme lo ordena el Señor a través de sus enseñanzas.

Encabezada esta sociedad por la pastora Oneida de Naranjo, esposa del Presidente del Consejo de Pastores y Ministros de la capital del estado, pastor Segundo Naranjo.
Las siervas se turnan una a una para interceder en oración por cada petición.

«Es un servicio de oración fervosora, en el que ofrecemos culto al Salvador del mundo, nuestro Señor Jesucristo.» – explica la pastora Oneida.

Durante este servicio, las siervas se presentan en ayuno devocional, concentrando y sujetando todo pensamiento a la perfecta voluntad de Dios. Es así como oran por los enfermos que se encuentran algunos en casa y otros en una cama de hospital. Por las y los privados de libertad, por las autoridades públicas, civiles, policiales y militares, celegios, alumnos y maestros, medios de comunicación. Por la economía nacional; por la paz de Dios en todos. «Oramos sin cesar por la familia venezolana» – reitera la pastora Oneida.

Invitó la pastora a todos los residentes del sector a que participen libremente de este tiempo de oración. E igual extendió su consejo a todos los venezolanos a orar confiadamente porque Dios no rechaza las rogativas de un corazón contrito y humillado ante su presencia. «Creemos que Dios está procesando a Venezuela con amor paterno» finalizó la pastora Oneida de Naranjo.

Prensa CCM

Publicidad
Artículo anteriorTras años de abandono y destrucción chavismo apuesta por la educación universitaria e intenta recuperar la UDO-Bolívar
Artículo siguienteEl país de las luces. Por Claudio Zamora