Publicidad

Compañero:

Cuando deberíamos estar luchando por mejorar nuestras cláusulas contractuales, no tenemos ni siquiera un Contrato Colectivo, no hay elecciones sindicales, los sueldos son una vergüenza que no ayuda a cubrir las necesidades básicas, el trabajo fue reducido a la esclavitud pura donde debes trabajar y ni te enteras en cuanto está valorado tu trabajo… Una bolsa de comida, una mortadela, un cartón de huevo pasaron a suplir cláusulas como Comisariatos, cheque de abasto… Y las ofertas son por luz, agua, gas, gasolina, sistemas que están totalmente colapsados en el país, razón por la cual las carencias. 

La demagogia, el proselitismo siguen siendo el arma de los que manipulan de un lado y otro… 

¿Hasta cuándo te dejas engañar trabajador? 

Cuando despertarás y te darás Cuenta que es tu lucha, es tu esfuerzo lo único que salvará el legado para tus hijos y tu familia. 

Que el sentido de pertenecía hacia tu empresa debe conducirte ayudar a salvarla y recuperarla… 

Si seguimos dejándonos engañar con falsas promesas de espacios que nunca podrán obtenerse mientras dure este sistema, ya no somos víctimas, somos culpables aun siendo rehenes. 

La Libertad se lucha, se defiende, se gana. 

Es tiempo de reflexión. 

Somos nosotros los que debemos conducir a los dirigentes y obligarlos a girar el timón… Basta de andar en naufragios que no conducen a puertos seguros y que por el apuro sigamos lanzándonos al agua y ahogándonos mientras otros se acomodan. 

Lucha por tu bienestar, el de tu familia y por un país mejor… 

TANIA RODRIGUEZ, Comisionada Laboral de VENTE VENEZUELA en el Municipio Caroní

Publicidad
FuenteTania Rodríguez
Artículo anteriorLa estupidez política. Por Américo Fernández
Artículo siguienteFrancisco Sucre respaldado en los casa por casa en toda Ciudad Guayana