Publicidad

Por María José Núñez

Desde este martes 26 de octubre queda reabierto el paso peatonal para cruzar la frontera por el puente internacional Simón Bolívar, que une a San Antonio del Táchira con Colombia.

Alrededor de las 12 del mediodía se permitió el paso, así lo confirmó Freddy Bernal, protector designado en temas de frontera. El también diputado a la Asamblea Nacional había conversado con los representantes del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) para dar apertura, puesto que hasta el domingo solo podían movilizarse estudiantes y casos médicos o humanitarios.

Según lo señalado por el medio La Opinión, las autoridades migratorias de Venezuela solo están exigiendo cédula y carnet de vacunación contra COVID-19, mientras que Migración Colombia está aplicando «pico y cédula» por día par e impar a los venezolanos que quieren ingresar al territorio.

El tránsito habitual ya estaba restringido desde 2015 por mandato del presidente Nicolás Maduro. Desde ese momento solo se permitía el paso peatonal. Luego con la pandemia se cerró la frontera para los peatones; sin embargo, el 2 de junio de este año Colombia abrió la frontera. No obstante, Venezuela decidió mantener el paso cerrado y solo dejó un corredor humanitario.

Por otro lado, este lunes fueron retirados los contenedores que permanecían atravesados desde febrero de 2019 en el puente internacional La Unión, que comunica a Puerto Santander y García de Hevia.

Radio Fe y Alegría Noticias

Un día después de haber implementado por un plan piloto del paso peatonal por el puente internacional Simón Bolívar, que une a San Antonio del Táchira con Villa del Rosario, las autoridades de Venezuela decidieron darle fin a esta estrategia.

Es por eso que desde cerca del mediodía de este martes, tras una reunión del diputado de la Asamblea Nacional Freddy Bernal y los representantes del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), fue dado como reabierto el tránsito de personas por la estructura binacional sin ninguna restricción, que hasta el domingo solo era para estudiantes y casos médicos y humanitarios.

Se conoció que las autoridades migratorias  del vecino país solo están exigiendo cédula y carnet de vacunación contra COVID-19, mientras que Migración Colombia, que abrió sus fronteras con Venezuela en junio pasado, está aplicando el pico y cédula por día par e impar a los venezolanos que quieren ingresar al territorio.

Bernal dijo el 8 de octubre que en un mes estaría reabierto el paso peatonal para todos, que es cuando esperan alcanzar el 70% de la población inmunizada contra la COVID-19, pero esta decisión se adelantó.

La nueva medida contempla un paso más para la reapertura gradual de la frontera entre Táchira y Norte de Santander, negociaciones que han sido encabezadas por Bernal, designado por Nicolás Maduro como protector del Táchira y candidato a la Gobernación de ese estado por el partido de gobierno en las eleciones del 21 de noviembre.

Este lunes fueron retirados los contenedores que permanecían atravesados desde febrero de 2019 en el puente internacional La Unión, que comunica a Puerto Santander y García de Hevia, y que fueron dejados allí por el gobierno venezolano días antes del paso de las ayudas internacionales hacia Venezuela, el 23 de febrero de ese año; y del concierto Aid Live Venezuela.

Esta iniciativa se sumó a las del pasado 8 y 5 de octubre, cuando quitaron los dos contenedores que estaban en los puentes internacionales Francisco de Paula Santander, que une a Cúcuta con Ureña; y Simón Bolívar, que comunica a San Antonio del Táchira y Villa del Rosario.

El tránsito habitual ya estaba restringido desde 2015 por decisión de Maduro, quien denunció en esa oportunidad una «emboscada» a militares venezolanos. A partir de ese momento solo se permitía el paso peatonal, pero en febrero de 2019 el bloqueo se agudizó con la colocación de contenedores en puentes que conectan a ambos países.

El Gobierno colombiano, en cabe de Iván Duque, apoya la reapertura, pero dijo que antes haría una evaluación de las estructuras de los puentes por el peso muerto, además de un seguimiento a los controles de bioseguridad para prevenir un posible contagio masivo de la COVID-19.

Venezuela y Colombia (que comparten una porosa frontera de más de 2.000 km) no tienen relaciones diplomáticas desde 2019, cuando Bogotá reconoció, junto a medio centenar de países, al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

con información de Radio Fe y Alegría Noticias y La Opinión

Publicidad
FuenteMaría José Núñez
Artículo anteriorClases presenciales: ¿un reto para la trasmisión de la COVID-19?
Artículo siguienteRegreso a clases en zonas indígenas: soledad, tristeza y escuelas colapsadas