Publicidad

Héctor Antolínez @hectorantolinez

Nicmer Evans, dirigente del Movimiento de Venezolanos por el Revocatorio (Mover) aseguró que en esta organización, y en la sociedad venezolana, existe un gran deseo por concretar un revocatorio al mandato de Nicolás Maduro, pero advirtió que la normativa actual ha hecho que sea una labor muy compleja.

Caracas. Desde mayo de este año, el referendo revocatorio contra Nicolás Maduro ha sido la meta para varios grupos políticos y de la sociedad civil quienes han pedido al Consejo Nacional Electoral (CNE) que informe sobre cuál sería la fecha para dar inicio al proceso de activación del proceso. Este lunes, el rector principal del órgano comicial, Roberto Picón, respondió a esta duda al señalar que desde el 10 de enero de 2022 se debería dar inicio con la consignación de documentos.

En una entrevista ofrecida al periodista Roman Lozinski para Circuitos Éxito FM, Picón dijo que “les toca a partir del 10 de enero a los grupos que quieran promover el referendo revocatorio introducir todos los documentos”.

Román Lozinski entrevista al rector del CNE Roberto Picón
https://youtube.com/watch?v=XWrOMWgYdd4%3Fenablejsapi%3D1%26amp%3D1%26playsinline%3D1

El rector del CNE no dio más detalles sobre la solicitud de un revocatorio ni sobre el documento introducido el 25 de mayo de 2021 por el Movimiento de Venezolanos por el Revocatorio (Mover), el cual liderado por Nicmer Evans y César Pérez Vivas pidió una declaración formal por parte de la institución sobre la fecha exacta en la que se debería iniciar este proceso, así como el reconocimiento a la agrupación como promotor del mismo.

Un punto en el que Picón sí fue tajante es que le gustaría que el CNE fuese más claro con la reglamentación para que todas las partes involucradas, tanto los que promueven el revocatorio, como el propio Nicolás Maduro, como parte afectada, puedan tener claros los márgenes de tiempo con los que deben actuar.

Creo que el CNE debe establecer una reglamentación clara que le deje a todas las partes el saber a qué a tenerse de manera que no hayan episodios de incertidumbre como ocurrió en el 2016”, dijo Picón.

Una normativa que juega en contra

El politólogo y experto electoral, Jesús Castellanos, señaló en entrevista con Crónica.Uno que en la actualidad el proceso de la solicitud para llevar a cabo un referendo revocatorio es bastante complejo, pues mientras que el artículo 72 de la Constitución solo se mencionan tres requisitos, sucesivas normativas emitidas por el CNE han hecho la fase previa sea más compleja.

Artículo 72 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

Todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables. Transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria, un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria de un referendo para revocar su mandato. Cuando igual o mayor número de electores o electoras que eligieron al funcionario o funcionaria hubieren votado a favor de la revocación, siempre que haya concurrido al referendo un número de electores o electoras igual o superior al veinticinco por ciento de los electores o electoras inscritos o inscritas, se considerará revocado su mandato y se procederá de inmediato a cubrir la falta absoluta conforme a lo dispuesto en esta Constitución y en la ley.

La revocación del mandato para los cuerpos colegiados se realizará de acuerdo con lo que establezca la ley. Durante el período para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria no podrá hacerse más de una solicitud de revocación de su mandato.

“El CNE hizo más compleja la normativa al establecer una serie de pasos previos para la formalización de la organización que solicita el revocatorio, el cual tiene que pasar por una serie de etapas que dificultan todo. Un partido político, si quisiera promover esto, también tendría que pasar por las mismas etapas”, dijo.

Castellanos hizo referencia a la resolución N° 070906-2770 de la Gaceta Electoral 405 del 6 de septiembre de 2007, la cual establece limitantes como: que toda organización que desee constituirse para promover un referendo revocatorio debe contar con el apoyo del 1% del registro electoral de la circunscripción que se desee revocar; que las firmas de las personas deben ir en un formato entregado por la Comisión de Participación Política y Financiamiento (Copafi); que las firmas deben validarse ante el CNE, entre otras.

Castellanos comentó que esta normativa, ha creado un marco jurídico que “alarga el proceso” y que tornó por consecuencia un derecho constitucional en un “complicado trámite burocrático”.

Esperanza pese a la complejidad

Nicmer Evans, politólogo, dirigente político y promotor del Movimiento de Venezolanos por el Revocatorio (Mover) fue una de las personas que en mayo de este año acudió a la sede principal del CNE para exigir que su agrupación fuese reconocida como promotora del referendo revocatorio, hasta los momentos esa solicitud no ha tenido una respuesta oficial por parte del ente comicial.

Pese a esto, Evans afirmó que se siente esperanzado sobre el prospecto de un revocatorio, en especial porque la comunicación que introdujo Mover en mayo, según él, “ha generado una serie de pronunciamientos por parte de los rectores Roberto Picón y Enrique Márquez”.

El politólogo cree que una vez que se reconozca a Mover como organización promotora del revocatorio, esta podrá cumplir con los requisitos para finalmente activar un revocatorio contra el mandato de Nicolás Maduro.

Sí. El hecho de haber gestado la idea de promover el Mover, ha hecho que pudiéramos acumular una fuerza organizativa. Nos hemos desplegado como grupos, gremios y partidos políticos a lo largo del país. Hay mucha gente dispuesta a formar parte de cualquier acción que signifique la activación del referendo revocatorio. No solo el firmar, sino participar en el propio proceso”, dijo Evans.

Referente a los obstáculos normativos dentro del marco legal que rige la solicitud de un referendo revocatorio, Evans insistió en que han pedido al CNE que “revise la normativa vigente pues hace leonino (complicado e injusto) el proceso para la activación del revocatorio”.

“El reglamento fue uno de los obstáculos en el 2016. Es un reglamento que se creó en 2007 con el único objetivo de impedir que se hicieran más solicitudes de revocatorio contra el presidente Hugo Chávez”, explicó.

Es por eso que una de las propuestas que han hecho es que la recolección de las firmas necesarias para la activación de la consulta popular se haga con el apoyo del propio CNE en los centros electorales pues a su juicio “esto eliminaría la necesidad del proceso sinfín de validación de firmas” que requiere la normativa vigente.

“El CNE apoya constantemente al PSUV en procesos electorales internos ¿por qué no habrían de apoyarnos en la validación de las firmas para un revocatorio?”, se preguntó.

Para Evans, el referendo revocatorio podría ser lo que “destrabe” la crisis por falta de unidad en la oposición venezolana pues sería una forma de forzar de forma política para que esta se genere.

Creo que el revocatorio lograría algo maravilloso, que gente del Partido Comunista de Venezuela se encontrara con personas de la base de Vente Venezuela trabajando juntos hacia un mismo objetivo. Es un elemento que logra forzar la unidad que todos quieren pero que en una elección como la del 21-N no se puede lograr porque son comicios de naturaleza individualista”, aseveró.

Crónica Uno

Publicidad
FuenteHéctor Antolínez
Artículo anteriorEconomía de Venezuela cayó 2,7% desde enero hasta septiembre 2021 aunque tercer trimestre mostró crecimiento
Artículo siguienteAusentismo, precariedad y temor a vacuna Abdala predominó en regreso a clases en las regiones