Publicidad

Siempre me ha gustado la mecánica, en mi juventud en casa teníamos autobuses como forma de sustento y en los mismos mi persona y mis hermanos trabajamos como nuestro primer oficio y por supuesto aprendimos bastante de reparaciones llegando incluso a reconstruir motores, transmisiones, tren delantero, frenos y cuanto arreglo fuese necesario para el buen desempeño de nuestras unidades. En la actualidad me conformo con lavar los automóviles y de vez en cuando cambiar un neumático cuando se desinfla, pero me quedo el gusto por los programas de mecánica como Mexicanicos, Texas Metal, Gas Monkey, Willy Castro, Reyes de la Mecánica y muchos otros, hay uno en especial que lo veo pero más como un ´programa de humor que como un aprendizaje y es Cuba Chrome que se puede resumir como el calvario de unos mecánicos en Cuba para mantener operativos su flota de antigüedades, vehículos de los años 50 y los cuales por esa gran inventiva y capacidad para resolver del ser humano, logran medianamente su cometido, si usted no ha visto un Frankenstein de cuatro ruedas los invito a ver el programa para que se asombre de la capacidad de inventiva de estos mecánicos cubanos para adaptarle a un Chevrolet 58 un carburador de moto, una arranque de manigueta y unos frenos de lada ruso que son sólo varillaje sin sistema hidráulico y que deben dejar acalambrados al conductor más fornido de los duro que debe ser el pedal, si de grúas se trata en el término más breve puede llegar a su casa o al sitio de la avería unas carretas tiradas por burros y caballos para remolcar su vehículo sin el peligro que pueda excederse de velocidad, la ubicación de los repuestos requeridos es otro drama por cuanto no he visto nunca destapar una caja ni romper un celofán, todo se resuelve con repuestos usados, reconstruidos y remendados en sitios precisos que nosotros llamamos Chiveras y ellos los bautizan como clubes de acuerdo a la marca de sus vejestorios, así tienen clubes Ford, Chevrolet, Cadillac, Dodge y otros. No ves en ese programa puentes electrónicos de alineación, tampoco máquinas de balanceo, chequeos computarizados, ni limpieza de inyectores por ultrasonido, todo es como los Picapiedras a punta de llaves, martillos y soldadura. Les narró esta introducción para comentar que los desequilibrados del gobierno anuncian un cercano plan de vacunación a nuestros hijos con unos placebos cubanos llamados Soberana y Abdala con los cuales pretenden “inmunizar” –según ellos- a toda nuestra población mayor de 12 años, las referidas vacunas son otro fraude más de la larga lista de “logros” que pretende vender una Sexagenaria y arruinada revolución que no convencen con argumentos de investigación a la comunidad científica mundial ni a las academias de medicina de renombre, ninguna revista de prestigio ha realizado el análisis de la mentada, tampoco la OMS tiene argumentos para avalar las señaladas vacunas, las mismas no han pasado la fase de experimentación y estos desequilibrados pretenden utilizar nuestros niños como conejillos de indias para probar su invento. Sin ser un estudioso de la salud ni tener elementos científicos en que apoyarme me atrevo asegurar que es otra más de las estafas que han pretendido engancharnos como lo trataron de hacer hace tiempo con las “gotas milagrosas” de Carvitivir que en algún galpón del gobierno deben reposar y algún corrupto gozara de la ganancia de ese placebo. Nicolás se inmunizó con la Moderna de laboratorios gringos ni por coño se tragó sus 20 gotitas ni se puso la embustera Sputnik rusa, tanto en Cuba como en Rusia loa índices de contagios y muertes crecen cada día, al punto que Putin decreto estrictos confinamientos teniendo –según ellos- las curas para el virus, por el record de muertes e infectados. Así que Nicolás no va a convencer a nadie con su milagrosa vacuna cubana que con sus adelantos tecnológicos se debe preparando en una gran olla en una hoguera con varios chamanes y babalawos y santeros danzando alrededor con todo tipo de raíces y semillas, al son de los tambores, tabaco y ron para congraciarse con los santos, los enfermos son sacrificios humanos que debemos pagar por tener a estos ignorantes dirigiendo el país. Seguiremos conversando. Claudiozamora06@gmail.com

Publicidad
FuenteClaudio Zamora
Artículo anteriorConozca la dimensión de la depredación ecológica que causa PDVSA desde sus instalaciones deterioradas y obsoletas
Artículo siguienteEl ego sin orgullo, el peor de todos. Por Albert Natera