Publicidad

Por Elías Rivas

La empresa de sondeos de opinión y mercadeo, Consultores 21, presentó este jueves el monitoreo sobre el tema de hambre en Venezuela en al menos 2000 hogares entre el 7 y 20 de septiembre de 2021, cuyos resultados muestran que 82 % de familias están en situación de inseguridad alimentaria.

Explican que ese dato (82%) se divide según la gravedad de la situación de la siguiente manera: 33 % de hogares con baja seguridad y 49 % con muy baja seguridad alimentaria.

Agregan que la situación se muestra alarmante, pues se está en presencia de un país donde 8 de cada 10 hogares tienen la percepción de estarse subalimentando.

La posible mejoría entre 2019 y 2020 y la estabilidad de la curva en 2021 se debe «a cierta sensación de recuperación económica por la presencia de productos en los anaqueles, conjugado con un aumento de la capacidad de compra de un segmento de la población», subrayan.

Sin embargo, para 2021, el alto índice de inseguridad alimentaria refleja estar ante un problema generalizado por la población venezolana, independientemente de su posición económica o ubicación geográfica, con mayor énfasis en Zulia y Oriente.

La percepción de los consultados respecto a su posibilidad de adquisición de alimentos y la calidad nutricional de los mismos refleja que, en la región Capital, por ejemplo, es de 43.80 % baja seguridad y 33.40 % muy baja seguridad.

En Oriente muestran datos como 27 % baja seguridad alimentaria, versus 63.7 % muy baja seguridad alimentaria. Apenas un 9,3 % asegura tener una alta seguridad alimentaria en esta zona del país.

Consultores 21 insiste en que el estado de seguridad alimentaria del venezolano es «alarmante». Dicen que la percepción de la mayoría de los hogares es que están alimentándose menos o peor de lo que deberían, en cuanto a la calidad y capacidad nutritiva de los alimentos que pueden comprar.

«Que 8 de cada 10 familias estén en situación de inseguridad alimentaria, y que más de la mitad de esos casos sean de muy baja seguridad alimentaria, es una cifra que no debería invisibilizarse aun con la «aparente» mejora de la situación económica, dada la presencia de productos en anaqueles, que son inalcanzables para los venezolanos», sostienen.

Inflación en esparcimiento, educación y servicios volvió a superar la tasa mensual en septiembre

Por Alberto Torres @albertotorresm_

La inflación se desaceleró por segundo mes consecutivo y en el año acumula 525,7 %. Los precios de bienes y servicios del rubro educación aumentaron 66 % y la canasta alimentaria, calculada por el OVF, se ubicó en 304 dólares.

Caracas. El inicio del nuevo año escolar, los anuncios gubernamentales sobre el regreso a clases presenciales y alzas puntuales en las tarifas de agua y electricidad son las causas principales que encontró el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) al determinar la inflación de septiembre de los rubros de educación y servicios.

Según el OVF, en el noveno mes del año la inflación se desaceleró por segundo mes consecutivo, al cerrar en 9,8 % el índice mensual, con 525,7 % de acumulada. Aún así, los precios del rubro de educación reflejaron una aceleración de 66,2 % en la inflación de septiembre, tomando en cuenta que madres, padres y representantes tuvieron que gastar más de 29 dólares para costear los textos de educación básica.

El OVF estimó en Bs. 2028,53 el costo de la canasta de educación, que incluye tanto útiles escolares como uniformes. La organización, además, calcula que los colegios privados incrementaron las mensualidades y, en promedio, el costo fue de Bs. 191,32 (equivalentes a $44). En las universidades las mensualidades promedio ascendieron a 526,08 bolívares o $122 al cambio.

Los servicios básicos, por su parte, registraron un aumento aproximado de 17,3 % en el costo de su canasta, que en septiembre llegó a Bs. 141,65. El OVF destaca que el precio de la bombona de gas de 27 kg en el mercado negro llegó a Bs. 62,51 (25,6 % de incremento) o $14,53 (21 % más que en agosto).

Sobre los servicios de comunicación, el OVF calculó una inflación mensual de 20 %, muy por encima del 3,9 % del mes anterior, clasificada así: 8 % de incremento en el costo de internet (Bs. 9), 21 % en telefonía celular (Bs. 3,09) y 22 % en telefonía local (Bs. 1,63). El costo total del rubro duplica el ingreso mensual de siete bolívares de un pensionado.

En cuanto al esparcimiento, la inflación de septiembre fue de 15,8 % y la canasta llegó a Bs. 115,52. El Observatorio Venezolano de Finanzas asegura que “solo un trabajador con remuneración mayor a $50 puede costear la canasta del rubro de esparcimiento”, que incluye bebidas, chucherías, chocolate, entradas de cine y otros snacks. En los últimos 12 meses la barra de chocolate aumentó 8404 % de precio.

Los alimentos y bebidas no alcohólicas aumentaron en promedio un 6,7 % en el último mes, con una canasta que se ubica en 1310,75 bolívares, equivalente a 304 dólares. Los productos menos accesibles, por sus precios, siguen siendo el queso amarillo ($11 por kilo), la bebida achocolatada en polvo ($10,36), el jamón ($10,33) y el atún fresco ($10,25).

Los otros rubros se comportaron de la siguiente forma:

  • Bienes y servicios diversos: 1,8 %.
  • Equipamiento del hogar: 1,5 %.
  • Vestido y calzado: 1,2 %.
  • Alquiler de vivienda: 1,2 %.
  • Salud: 1 %.
  • Bebidas alcohólicas y tabaco: 1 %.
  • Transporte: 0,7 %.
  • Restaurantes y hoteles: 0,4 %.

El OVF aclara que, aunque entre agosto y septiembre el aumento del dólar fue mínimo, la aceleración de precios en bolívares fue mayor e hizo que también aumentaran en divisas. Así, en septiembre se necesitaron 151 dólares más para cubrir las canastas de alimentos y servicios. Además, advierte que los efectos de los ajustes por la reconversión y el alza del dólar se reflejarán en las cifras de octubre.

Con información de Crónica Uno y Noticiero Digital

Publicidad
Artículo anteriorLa venezolana Polar consolida la marca P.A.N. en el mercado de EEUU
Artículo siguientePróxima ronda de negociación en México será el 15 de octubre según Delegada chavista