Publicidad

Hace unos días atrás se llevó a cabo las celebraciones de los Carnavales, actividad que celebró el estado Bolívar, y a criterio de la coordinadora estadal del MC-21N, Yamilet Geara, refirió que «No hubo nada que celebrar, habiendo cosas más importantes que se pudo haber resuelto con el dinero mal gastado en los recientes Carnavales».

«Es increíble escuchar la Tiranía de Nicolás Maduro, con su discurso de que Venezuela se arregló cuando vemos la destrucción que existe en el estado Bolívar tanto en las escuelas públicas, instituciones públicas, la vialidad destruida, puentes caídos, ejemplo el puente Primero de Mayo que aún no le han hecho ninguna reparación, así como le deben dinero a las personas que tenían trabajando allí, otro tema es el puente de los Aceiticos».

«Ah! Pero vemos como se gastó un dineral trayendo artistas de afuera, gastaron una,millonada haciendo una pachanga, cómo dice el dicho. Y lo más grave que con la situación que tenemos la gente acudió a disfrutar como si nada, durante tres días, Y después qué? Regresamos a la realidad, la comida por las nubes, no hay insumos en los centros de salud, Y la gente tampoco no tiene ni para un pasaje», dijo Yamilet Geara.

A juicio de la,dirigente del MC-21N, Geara refiere que es inaceptable ver «como en las redes sociales la gente se queja que todo está mal, pero al montarles la pachanga, ahí los ven como van corriendo a aplaudir estas cosas, es contradictorio. Ojo la cultura de los Carnavales no se debe perder, y que todo sea trabajo, pero lo que quiero decir, como despilfarran un dineral cuando tenemos un país por el piso «.

Invitación

Invitó a la ciudadanía a trabajar en función por recuperar los derechos fundamentales de todos. «Aquí hay que cambiar el sistema, porque sino no vamos a tener ningún tipo de cambio,sino reaccionamos y entendemos que la tiranía ha dañado este país, no estamos haciendo nada», dijo Geara

Publicidad
Artículo anteriorDip. Zaida Vahlis: Fospuca terminó asfixiando la economía en Guayana
Artículo siguientePor ahí van los tiros | por Claudio Zamora