Publicidad

La conflictividad sigue en aumento -con 34 manifestaciones a escala nacional en un solo día- y hasta la fecha no hay anuncios de ajuste del salario mínimo

Un comentario del presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández, en un programa en Unión Radio, ofreció algunas pistas sobre lo que viene para Venezuela en materia salarial. Trabajadoras y trabajadores han marchado, se han concretado, han gritado consignas, han caminado calles y autopistas para exigir un salario igual al costo de la canasta básica; es decir, de unos mil dólares o su equivalente en bolívares. Pero esta exigencia, al igual que la de derogar el instructivo de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), ha caído en saco roto.

Fernández indicó que hay una discusión para un aumento del salario mínimo de 50 dólares o más, y dijo que del encuentro con la OIT en la isla de Margarita, previsto para dentro de dos semanas, se debe salir «con un aumento importante del salario mínimo» y medidas para protegerlo.

Las manifestaciones no comenzaron este año, como lo recuerda Deyanira Rodríguez, dirigente del Sindicato de Trabajadores de la UCV. Las movilizaciones se recrudecieron en 2018, cuando el memorándum 2792 comenzó a cercenar beneficios de los trabajadores del sector público. Y se acrecentaron en 2022 con el instructivo de la Onapre que, como afirma Eduardo Sánchez, presidente de Sinatra-UCV, les restó entre 50% y 70% del salario.

«El gobierno les está metiendo la mano en la despensa a los trabajadores», denunció en diciembre pasado Keta Stephany, directiva de la Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (Fapuv).

La crisis económica para los trabajadores se acentuó en diciembre de 2022. Pero, como lo declaró Sánchez en su momento, «la guerra económica la está declarando el Banco Central de Venezuela», porque el dólar paralelo es seguido de cerca por el dólar oficial.

No obstante, ha sido en 2023 que la frase «nos vemos en el «asfalto» ha cobrado un mayor peso. En un solo día (el 20 de enero) el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social registró 34 protestas.

En los espacios de encuentro que el gobierno del mandatario Nicolás Maduro ha definido como diálogo social, que comenzaron en 2022 con la facilitación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se ha conversado sobre el monto del salario mínimo como parte de un acuerdo tripartito. Sin embargo, han transcurrido más de nueve meses y no ha habido respuestas a los gremios y sindicatos.

El magisterio comenzó 2023 con la batuta en la mano. Esta semana Raquel Figueroa, dirigente del Colegio de Profesores de Venezuela, subrayó que la unidad de los trabajadores es lo que puede llevar a derrotar algunas políticas del gobierno. «El gobierno sigue manteniendo una posición de no escuchar a los trabajadores, porque está ubicado en una política de desregulación de las condiciones laborales», señaló Figueroa, y eso lleva «a la eliminación de nuestros derechos, a la eliminación de las contrataciones colectivas».

Hasta la fecha no ha habido un anuncio oficial de ajuste del salario mínimo.

Contrapunto.com

Publicidad
Artículo anteriorLa Huelga de la Prensa prendió la llama y cayó el dictador | por Oswaldo Utrera
Artículo siguienteProtestas por salarios dignos siguen calentando la calle en Ciudad Bolívar