Publicidad

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”

Benjamin Franklin 

Upata 16 de Enero del 2023

Américo De Grazia 

Hoy no cabe la menor duda que la conducción laboral del país está en manos de los educadores. Maestros, profesores, docentes o académicos universitarios son el nuevo referente  sindical para reponer los derechos ciudadanos confiscados por el régimen de Chavez y Maduro en las últimas décadas. 

Todo esto sin menoscabo del resto de los esfuerzos que adelantan los trabajadores de la administración pública o privada, los del sector salud, petrolero, fabril, así como la conducta heroica de los pensionados y jubilados que han logrado hacer sinergia con esta vanguardia. 

El magisterio es hoy por hoy una referencia obligatoria en el país. Cumplen con su deber, dan la cara por sus alumnos, sus instituciones y sus familias. Reclaman sus derechos, salen a la calle, protestan de modo pacifico y organizado, abarcan todo el territorio nacional y sensibilizan la sociedad. No muerden el peine del régimen, ni caen en provocaciones. Exigen, reciben beneficios sin complejos y avanzan en el propósito superior y común. Legitiman sus liderazgos con el voto universal, directo y secreto, se sientan con sus patrones fácticos sin actuar con el prurito de Duquesas ofendidas. 

Exigen salario, logran cancelación integral del bono vacacional y avanzan. Denuncian el empobrecimiento brutal al que han sido sometidos hasta quedar sin zapatos y, Maduro responde ofertando los escarpines; que inmediatamente pretendieron acomplejarlos con los ataques alienados de la “República del tuitBots”, intentando ridiculizarlos o satanizarlos, al vender la especie, que el maestro que aceptara los zapatos, no tenía dignidad, la respuesta fue inmediata, sabia y oportuna, “tenemos dignidad, lo que no tenemos es zapatos”. Conquistar y avanzar. Ese es el orden. 

El algoritmo de lucha gremial se construye a diario desde la calle, al lado de su comunidad, con la comprensión de la familia, comprometidos con sus alumnos, pensando en el país. Los MAESTROS derrotaron a Maduro junto a sus manipulaciones políticas y comunicacionales. Sin maximalismos. Paso a paso y sin desesperarse. Están dando una clase magistral ante el auditorio lleno. Ustedes son la esperanza de todo un país. 

Publicidad
Artículo anteriorCrecimiento exponencial de un movimiento social, a partir del núcleo | por José María Rodríguez, Ph.D.
Artículo siguienteLas mujeres más lindas del mundo | por Claudio Zamora