Publicidad

Las Fuerzas Armadas de Brasil corroboraron este miércoles la veracidad del resultado de las elecciones de Brasil, en las que Luiz Inácio Lula da Silva derrotó al presidente Jair Bolsonaro.

El informe presentado por el Ministerio de Defensa a la justicia electoral constata la “conformidad” de los resultados de las elecciones con las muestras realizadas por los militares en las urnas durante los días de votación, 2 y 30 de octubre.

Los militares no apuntaron ninguna irregularidad en su informe, pero aseguran que debido a la complejidad del sistema electrónico de votación, no pudieron inspeccionarlo a fondo.

Por ello, subrayaron que no pueden afirmar que el sistema “está exento de la influencia de un eventual código malicioso que pueda alterar su funcionamiento” y sugieren que la justicia electoral adopte medidas para facilitar la inspección de las urnas.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) recibió con satisfacción el informe de las Fuerzas Armadas que “no apuntó la existencia de ningún fraude o inconsistencia en las urnas electrónicas”, que se usan en el país desde 1996.

“El TSE reafirma que las urnas electrónicas son motivo de orgullo nacional y que las elecciones de 2022 comprueban la eficacia, la rectitud y la total transparencia del recuento de los votos”, dijo la corte en un comunicado.

El presidente Jair Bolsonaro lideró una campaña de descrédito del sistema de votación de Brasil, levantó sospechas de que era posible un fraude y llegó a amenazar con que las elecciones no se celebrarían si el voto no tuviese un comprobante en papel, una propuesta que fue rechazada por el Congreso.

Bolsonaro, del Partido Liberal (PL), tardó dos días en pronunciarse sobre el resultado de las elecciones y, aunque no llegó a reconocer su derrota frente a Lula, que se produjo por un estrecho margen de 1,8 puntos porcentuales, sí permitió que se iniciara la transición.

El presidente del PL, Valdemar Costa Neto, condicionó el reconocimiento de la derrota de Bolsonaro a lo que dijera el informe realizado por los militares.

Grupos de ultraderecha que apoyan a Bolsonaro se han manifestado en contra del resultado de las elecciones y han pedido una intervención de las Fuerzas Armadas para impedir la investidura de Lula, prevista para el próximo 1 de enero.

Al menos 300 camioneros se dirigieron este miércoles al cuartel general del Ejército, en Brasilia, para seguir presionando a los militares para que den un golpe de Estado, una posición rechazada desde todas las instituciones. EFE

Publicidad
Artículo anteriorBeneficiadas por Hidrobolívar 1500 familias de Upata y restablecido servicio a 70% de El Manteco
Artículo siguienteOposición apuesta por elegir un candidato único para las presidenciales: María Corina y Juan Guaidó lideran intención de voto