Publicidad

Especial/Eduardo Osto Ojeda

Ciudad Bolívar. Muchos hombres sienten “terror” de asistir a la consulta con el urólogo. Ese “terror” se fundamente en la posibilidad de ser sometidos a un tacto rectal, uno de los métodos para determinar las condiciones en que se encuentra la próstata y la presencia de cáncer en ese órgano.
Esto es parte de la falta de cultura para la prevención del cáncer de próstata, una de las tres primeras causas de muerte por cáncer en el hombre a nivel mundial y la primera causa de muerte por cáncer en el hombre a nivel nacional.
Para promover la cultura de prevención de este tipo de cáncer y su tratamiento en general, se celebra el Mes Azul. Así como octubre es el Mes Rosa por estar dedicado a la lucha contra el cáncer de mama, noviembre es el Mes Azul, por estar dedicado a la lucha contra el cáncer de próstata.
En torno al Mes Azul, la prevención y el tratamiento del cáncer de próstata, conversamos con el Dr. Carlos Cabello Sánchez, médico con más de 28 años de experiencia como especialista en urología.
El reconocido urólogo, nos atendió en su consultorio de la Policlínica Santa Ana, en Ciudad Bolívar, donde nos relató que “hay un movimiento que se llama Movenber, donde ‘Mo’ se refiere a ‘moustache’, que es como se dice bigote en francés, y ‘vember’, por el mes de noviembre, que en ingles se escribe ‘november’”.
“Ese movimiento se inició en Australia como algo muy informal, cuando un grupo de amigos se crecer el bigote y la barba, y luego esos amigos quisieron relacionar ese acto con algo muy importante. Entonces lo relacionaron con la salud masculina, especialmente con la prevención, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de próstata. Ese movimiento inició en el año 2004 y en el 2007 muchos países lo tomaron como campaña nacional. Se toma todo el mes, aunque el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Próstata, se celebra exactamente el 17 de noviembre”, nos explica el Dr. Cabello Sánchez.

FALTA CULTURA DE PREVENCIÓN

¿De acuerdo a su experiencia profesional, hay cultura de prevención de cáncer de próstata en Venezuela?

Es muy escasa. Lo que más he notado en mi experiencia clínica, son pacientes adultos-jóvenes, que tuvieron la vivencia de que sus familiares sufrieron, el cáncer de próstata, y eso los motivó a acudir a más temprana edad a la consulta con el urólogo. Y es que el cáncer de próstata está relacionado con una carga genética. Aquellas personas que tienen familiares en línea genética directa, llámese padre, tío o hermano, pueden desarrollar un porcentaje, de un 5 a un 6 por ciento, de ese factor hereditario, para cáncer de próstata. El paciente hombre que tenga esos antecedentes genéticos, debe ser estudiado a una temprana edad: 35 a 40 años.

¿Cuál es la edad promedio a la que un paciente sin antecedentes debe acudir a la consulta?

Es de 45 a 50 años.

¿Cuáles son los síntomas para que un hombre que no tenga antecedentes de cáncer de próstata deba preocuparse por afectación de ese órgano?

A medida que envejecemos vamos a tener presente el crecimiento de la próstata, o hipertrofia prostática benigna, porque envejecemos y porque tenemos la hormona testosterona. Esos son dos factores principales que causan el crecimiento de próstata y, en un alto porcentaje, problemas obstructivos, que van a ameritar tratamiento médico o quirúrgico. Ahora, un cuadro clínico que pudiera hacer que notemos una diferencia no lo hay. El problema obstructivo es un cambio en la frecuencia urinaria, que vaya por encima de dos o tres veces en la noche. También cambios en la fuera del chorro al orinar y goteo terminal. Todas esas son características, tanto del crecimiento benigno, como del crecimiento maligno de la próstata. Muchas veces llegamos a un diagnóstico porque los pacientes llegan en etapas tempranas, no como antes, que llegaban los pacientes en unos estadios muy avanzados del cáncer, y a través de un marcador tumoral, que es el antígeno prostático, en combinación con un ecosonograma y con el tacto rectal se realiza el diagnostico.

NO SIEMPRE SE HACE EL TACTO RECTAL

Parece que el asunto del tacto rectal aleja a los pacientes de la consulta…

Al tacto rectal muchos hombres le huyen, pero eso no debería ser. Tenemos que cambiar esa mentalidad en nuestros pacientes masculinos y concienciarlos sobre el diagnóstico precoz del cáncer de próstata.

¿Es necesario siempre hacer un tacto rectal para este diagnóstico?

No necesariamente en la primera consulta urológica se debe realizar un tacto rectal. Pero si se tiene una elevación del antígeno prostático y una sospecha ecográfica de una lesión a nivel de la próstata, el paso a seguir es el tacto rectal.

¿Y qué es lo que se determina con el tacto rectal?

Principalmente, aparte de volumen y otra patología relacionada, se determina la consistencia de la próstata. Una próstata normal es blanda y una próstata pétrea, nodular, es decir dura, indica que hay que pensar en un tumor maligno. No necesariamente se hace en la primera consulta el tacto rectal. Ahora, por separado, no es mejor que otro ninguno de estos tres métodos: tacto rectal, antígeno prostático y ecosonografía, y los tres juntos llegan a un 87 o 90 por ciento de certeza del diagnóstico. Por ejemplo, no necesariamente el antígeno prostático es suficiente para hacer un despistaje de cáncer de próstata. El paciente con antecedentes familiares con elevación del antígeno prostático, debe ser sometido al tacto rectal para hacer un diagnóstico diferencial y más definitivo.

La edad promedio para acudir a la consulta con el urólogo es entre los 45 y los 50 años.

FACTORES DE PREVENCIÓN

¿Cómo prevenimos el cáncer de próstata?

Hay factores de riesgo que no se pueden modificar, como la raza. La incidencia de cáncer de próstata es mayor en las personas de raza negra. El factor hereditario tampoco podemos modificarlo. Si el padre, el abuelo, el tío…, presentaron cáncer de próstata, el riesgo es mayor. Entre los factores que si podemos modificar figuran la dieta, el control de la obesidad y la actividad física. El exceso de proteína y de grasa animal puede tener relación con el cáncer de próstata. Disminuir el peso también incide en bajar el riesgo de cáncer de próstata. La alta ingesta de calcio también puede estar relacionada con la presencia de cáncer de próstata. Hay otros alimentos, como el vino. Los taninos del vino ayudan a prevenir el cáncer de próstata. No quiere decir que en los países donde tomar vino sea una costumbre, no exista el cáncer de próstata. Si existe, pero en un porcentaje menor. Al jugo de la granada también se le ha atribuido propiedades preventivas. También el consumo del tomate crudo protege del crecimiento prostático maligno. Son medidas higiénico-dietéticas que pueden ser tomadas en cuenta.

¿Qué tanta es la recurrencia de tratamiento quirúrgico contra el cáncer de próstata en Venezuela y cuáles son las posibilidades de los pacientes en Venezuela de someterse a una intervención de ese tipo?

Lo primero que hay que decir es que el cáncer de próstata es curable, si se detecta a tiempo. Hay tratamientos médicos y tratamientos quirúrgicos, y tratamientos coadyuvantes, como radioterapia o quimioterapia, que en el cáncer de próstata, sería la última opción. En cuanto al tratamiento médico, por ser un tumor hormodependiente, el tratamiento va orientado a bloquear el efecto de esa hormona masculina, sobre todo la testosterona. Ese tratamiento se dispone a nivel público, con todas las salvedades por la situación del país. También se dispone a nivel particular. Son tratamientos de altos costos. Nuestro seguro social lo proporciona. En cuanto al tratamiento quirúrgico, el mismo va orientado al paciente que tenga el tumor localizado. Esto quiere decir que el tumor no haya salido de la glándula, que no haya pasado a órganos contiguos, como las glándulas seminales o los ganglios, por ejemplo, o a distancia; o haya hecho metástasis a los huesos. Si el paciente está en buenas condiciones, es menor de 70 años y tiene buenos niveles de antígeno prostático, a ese paciente se le pueda practicar una cirugía que nosotros llamamos prostatectomía radical, que consiste en sacar en bloque la próstata, la glándula prostática, las glándulas seminales, y, dependiendo del caso, se toma una muestra de los ganglios para descartar presencia de metástasis en esos ganglios.

Contacto:
El Dr. Carlos Cabello Sánchez está en Instagram como @urologo.ccabello

Publicidad
Artículo anteriorF1: Verstappen rompe récords en México sobre los Mercedes y ante la debacle de Ferrari
Artículo siguienteVolvamos a construir en Hispanoamérica el sueño de la democracia | por José María Rodríguez, Ph.D.