Publicidad

Entre las variadas e interesantes definiciones que se conocen de Gobierno Abierto, nos parece que la de la OCDE (2016) es la más completa y apropiada: “una cultura de gobernanza basada en políticas públicas y prácticas innovadoras y sostenibles que se basan a su vez en unos principios de transparencia, rendición de cuentas y participación que promueven la democracia y el crecimiento inclusivo”. Para Hispanoamérica (19 países), significa un maravilloso reto que debemos asumir con decisión y valentía; todos (más de 400 millones de personas), los que aquí convivimos, en una superficie de 11,5 M de kilómetros cuadrados. Nuestra gran aliada: España.

Un gobierno que rinde cuentas es un gobierno responsable; pero, un Gobierno Abierto requiere, además, de un Estado moderno que monitoree y evalúe las políticas públicas y prácticas. Entre todos los atributos que encierra el concepto, es la participación ciudadana el neurálgico, porque constituye el eslabón entre el gobierno local y el ciudadano. En consecuencia, debemos poner  énfasis, específicamente, en las estrategias de evaluación de desempeño de la calidad de los  gobiernos locales (Camacho et al., 2022); y, para eso, contamos con las normas internacionales ISO. La norma ISO 18091 (2019) está siendo adoptada, gradualmente, de manera muy exitosa.

Partiendo de un diagnóstico, según lo pormenoriza la ISO 18091; y, con los planes de gobierno de la administración municipal, se articulan las estrategias de evaluación del desempeño de la calidad, en la localidad en cuestión. Luego, se formulan los planes de acción que permitirán reducir posibles brechas, entre la realidad actual y la deseada. Uno de los problemas detectados en el reciente trabajo realizado por Camacho, H. et al. (2022), es la falta de capacitación de las autoridades locales. En sus estudios, las estrategias propuestas fueron muy bien organizadas, mediante el conocido esquema del Ciclo de Deming (PHVA: planear, hacer, verificar y actuar).

ISO es la Organización Internacional de Normalización, con sede en Ginebra (Suiza). En el caso de la norma ISO 18091, el objetivo es que los gobiernos locales puedan implementar un sistema de gestión de la calidad que los haga confiables (a satisfacción de sus clientes/ciudadanos) y sostenibles (según lo establecido por los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU). Es un objetivo muy ambicioso; pero, alcanzable a la vez, si se cuenta con un recurso humano bien capacitado y el apoyo de tecnologías sociales efectivas. Para ser exitosos, implementando ese tipo de sistemas de gestión de la calidad, hay que construir capital social y crear consensos.

La Tecnología Social SAI es una plataforma creada pensando en la participación ciudadana y adaptada a las exigencias de la norma ISO 18091 (2019), en cuanto a la formación del capital social que se requiere para su implementación. Creemos que, por lo menos en Hispanoamérica, para tener éxito hay que contar con un stock importante de capital social comunitario. Además,  debe garantizarse el debido acompañamiento de los ciudadanos en todas las fases del proceso,  manteniendo relaciones armónicas a los distintos niveles gubernamentales (municipal, regional y nacional), con el convencimiento de los beneficios que un Gobierno Abierto tendrá para todos.

Referencias:

Camacho, H. et al. (2022). Estrategias de evaluación del desempeño de la calidad para gobiernos locales en Colombia y México.
Norma Internacional ISO 18091 (2019). Sistemas de gestión de la calidad – Directrices para la aplicación de la Norma ISO 9001 en el gobierno local.
OCDE (2016). Gobierno abierto: Contexto mundial y el camino a seguir (aspectos claves).

Para descargar la versión más actualizada del libro completo (incluyendo todas las columnas publicadas a la fecha), haga clic en el siguiente enlace: Capital Social, José María Rodríguez, PhD. Además, para una introducción al tema, recomendamos ver el video CAPITAL SOCIAL: https://youtu.be/gRXjjZkCrzo.

Publicidad
Artículo anteriorComisión ciudadana ambiental estará presente en  el concejo municipal de Caroní
Artículo siguienteFondo Bolívar entregó créditos a 174 familias de Caroní y Angostura del Orinoco