Publicidad

La data publicada por el BCV señala que los requerimientos de encaje se redujeron moderadamente durante las últimas tres semanas de agosto y la dos primeras de septiembre; de hecho, la rebaja acumulada fue de 23,3%, pero el incremento en el corte más reciente casi duplica este descenso, lo que elimina cualquier efecto de alivio sobre la liquidez bancaria.

El Banco Central de Venezuela incrementó 41,9% el requerimiento de encaje legal bancario en la última semana reportada, para demandar una cifra inédita de 5.131,2 millones de bolívares a las entidades financieras, de manera que las reservas excedentes reportan un déficit de 868,3 millones de bolívares, cuando venían de cuatro semanas consecutivas con saldos positivos.

La autoridad monetaria ha venido usando el encaje legal, que se ubica en 73%, como una herramienta de ajuste monetario para contener la inflación y la depreciación del bolívar que, en agosto, registraron los mayores incrementos del año.

Aunque la Banca ha solicitado reiteradamente una flexibilización del encaje, el gobierno se ha limitado a hacer descuentos con efectos acotados y rebajas limitadas. En Aristimuño Herrera & Asociados, dudamos que el ente emisor corrija esta política en lo que queda de año, cuando se esperaba una reducción a 60%, pero la precariedad del equilibrio en el mercado cambiario atenta contra esta posibilidad.

Los datos muestran un endurecimiento de esta política, ya que, en agosto pasado, el requerimiento de encaje subió 3,67% en comparación con la semana de cierre de julio.

El incremento de encaje en la última semana, correspondiente al corte del 16 de septiembre, vino precedido de un descenso de 10,8% en la semana precedente, un alivio que puede relacionarse con el descenso que venía acumulando la emisión de liquidez monetaria; sin embargo, aún con este elemento, el aumento registrado en el reporte más reciente es claramente oneroso para la Banca.

La data publicada por el BCV señala que los requerimientos de encaje se redujeron moderadamente durante las últimas tres semanas de agosto y la dos primeras de septiembre; de hecho, la rebaja acumulada fue de 23,3%, pero el incremento en el corte más reciente casi duplica este descenso, lo que elimina cualquier efecto de alivio sobre la liquidez bancaria.

Publicidad
Artículo anteriorGabriel Boric: Me enoja que la izquierda no condene la violación de DDHH en Venezuela o Nicaragua
Artículo siguienteEl Aissami dice que tiene 23 órdenes de captura contra antigua directiva de Monómeros y pide investigar a Guaidó