Publicidad

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB, advirtió que si se escoge un candidato tarde, posiblemente esa persona “no va a tener tiempo ni de montar campaña, equipos ni estructura para competir en una elección, que siempre va a ser desventajoso para el candidato de la oposición”

“En este momento, no creo que la primaria pueda tener alguna posibilidad de verse afectada por lo que se acuerde en la negociación”, señaló Benigno Alarcón

@Andrea_GP21

Las próximas elecciones presidenciales de Venezuela se deberán celebrar en 2024. Para que la oposición participe en ese proceso, señalan algunos partidos y expertos, los candidatos deben medirse en unas elecciones primarias, cuyo ganador será el representante de la contraparte del chavismo en el evento electoral.

En el mes de mayo, la Plataforma Unitaria anunció que escogerá a un candidato presidencial opositor a través de unas elecciones primarias que prevé celebrar en 2023.

Algunos partidos políticos han presentado sus propuestas, tal es el caso de Voluntad Popular, que sugirió celebrar unas elecciones primarias en el primer trimestre del próximo año.

“Retardar la definición de la elección del candidato en primarias es un error, ese candidato debe construir y sembrar esperanzas, debe recorrer el país de lo contrario sencillamente será difícil una victoria. Será muy difícil que el pueblo venezolano acepte una candidatura de consenso”, señaló Voluntad Popular en un comunicado.

Hasta ahora, la fecha de unas eventuales primarias son inciertas y expertos aseguran que mientras más se retrase este proceso, la oposición saldrá más perjudicada. 

Los nombres de eventuales postulados

Algunos partidos políticos han manifestado su deseo de participar en unas primarias, incluso, se han señalado algunas opciones de precandidatos para este proceso.

Por Voluntad Popular, el coordinador del partido, Freddy Superlano, propuso a Juan Guaidó como abanderado de la tolda naranja para las primarias, durante el primer Encuentro Federal de Activistas.

Por su parte, Carlos Ocariz, integrante de Primero Justicia, se ha referido en repetidas ocasiones a las primarias. Incluso, realizó recorridos en varios estados del país y pidió a la Plataforma Unitaria avanzar en la planificación de este proceso.

El pasado 24 de agosto, Ocariz propuso en entrevista con Unión Radio que las primarias sean en julio de 2023, asegurando que es «una fecha que es buena para que todos puedan participar», al considerar que estos comicios deberían ser «totalmente abiertos».

A su vez, a mediados de agosto, los secretarios generales regionales del partido “Acción Democrática en Resistencia” acordaron por unanimidad respaldar la candidatura interna de Carlos Prosperi, secretario nacional de la organización.

De acuerdo con una nota de prensa de AD, la decisión se tomó en un acto presidido por el secretario general de la tolda, Henry Ramos Allup; y por el vicepresidente de la organización política, Edgar Zambrano. También, asistió Williams Dávila, quien señaló que mantiene sus aspiraciones.

En la lista también figura Nicmer Evans, abanderado por el Movimiento Democracia e Inclusión, quien ha solicitado a la Plataforma Unitaria acelerar la organización de las primarias.

Asimismo, el pasado 28 de julio, la presidenta de Encuentro Ciudadano, Delsa Solórzano, confirmó sus aspiraciones para ser una de las candidatas que se midan en las primarias opositoras.

También, el exgobernador del estado Táchira César Pérez Vivas, anunció el 13 de agosto su precandidatura para la presidencia de Venezuela. “Estoy aquí para unir a la nación venezolana”, dijo, durante un discurso desde el Teatro Casa Sindical de San Cristóbal.

Por su parte, María Corina Machado, coordinadora nacional de Vente Venezuela, ha comentado que participaría en unas primarias si el proceso es manual y si no lo organiza el Consejo Nacional Electoral.  Planteó una nueva «ruta» de cómo deberían ser las primarias para escoger al candidato presidencial del 2024.

También, hay actores políticos que no desean medirse en unas primarias de la Plataforma Unitaria, tal es el caso del partido Soluciones para Venezuela, cuyo presidente, Claudio Fermín, señaló que su organización no participará en ese proceso.

Una primaria universal

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), señaló que las primarias deben servir para “legitimar un líder de oposición” que será el candidato para las elecciones presidenciales del 2024.

“Tienen que servir para legitimar a uno, poder concentrar y polarizar el voto y los apoyos en una persona y no en una dispersión de personas, como hemos tenido en los últimos procesos”, dijo en entrevista con Runrun.es.

A juicio de Alarcón, para que eso suceda, es esencial que estas primarias se realicen bajo reglas que sean aceptables para todos, aunque eso no significa que tengan que “complacer a todo el mundo, porque tiene que hacerse bajo criterios que sean difíciles de rechazar”.

Alarcón consideró que se debe lograr una “primaria universal”, pues desde el punto de vista de los electores, implica que todo aquel que sea mayor de edad vote, “lo cual le da derecho a votar no solo a los que ya están registrados, sino también a los que no se han podido registrar, y eso incluye a gente tanto dentro de Venezuela como en el exterior”.

En ese contexto, cabe recordar que Roberto Picón, rector principal del Consejo Nacional Electoral (CNE), informó el 9 de agosto que un equipo supervisado por él y por Enrique Márquez está trabajando en dos proyectos que marchan en paralelo.

“El primero es el voto de venezolanos en el exterior. El segundo, la asistencia técnica a un eventual proceso de primarias de la oposición”, señaló Picón vía Twitter.

Por otra parte, con respecto a los elegidos, una primaria universal debe permitir que toda persona que tenga aspiraciones compita, independientemente de su posición política, si es parte de la Plataforma Unitaria o no, si está inhabilitada por el gobierno o no.

“Quitar a los inhabilitados de la primaria implica legitimar una decisión del gobierno que es inconstitucional (…)  Tú no puedes convalidar este tipo de inhabilitaciones, que son básicamente administrativas y que nadie puede reconocer como válidas”, aclaró Benigno Alarcón.

¿Y si se adelantan las presidenciales?

El pasado 19 de agosto, el presidente del Movimiento Democracia e Inclusión (MDI), Nicmer Evans, exigió a la oposición venezolana adelantar las elecciones primarias ante la posibilidad de que también se adelanten las elecciones presidenciales para el 2023.

“Si hay una fecha adelantada del proceso de elecciones presidenciales y nosotros mantenemos el cronograma electoral o un pre-cronograma electoral para efectuar las primarias a finales del año que viene (2023) y se da el proceso de negociación de adelanto de elecciones presidenciales, se está sirviendo la mesa para que haya la excusa de no desarrollar las primarias en la oposición venezolana”, alertó Evans.

Ante esa posibilidad, Benigno Alarcón señaló que hasta ahora no tiene información de que se produzca o no un adelanto de las elecciones presidenciales. “Esto va a depender de qué tan cómodo se sienta el gobierno a medida que la elección se acerca”, explicó.

Alarcón señaló que el gobierno regula las condiciones de acuerdo a lo que necesita, como si se tratara de la hornilla de una cocina. “Si el gobierno siente que las elecciones están prácticamente cocinadas, pues entonces la hornilla puede ir a fuego lento, no hay prisa en cocinar esas elecciones, y de alguna manera, el gobierno lo que busca con eso es aplacar las voces que descalifican la elección, que la colocan como una elección con ventaja para el gobierno o una elección que no tiene integridad electoral”, dijo.

Por otro lado, en la medida en que el gobierno sienta que puede perder la elección, añadió Alarcón, “cierra más la válvula de las condiciones y trata justamente de apurar la elección, inhabilitar candidatos, inhabilitar partidos políticos, de hacer todo lo necesario, como lo hizo Daniel Ortega en Nicaragua, para ganar la elección sin ninguna duda y sin ninguna incertidumbre de que pudiera perderla”.

“Yo creo que en esta oportunidad lo que va a terminar pasando es que el gobierno va a, básicamente, regular el proceso electoral de acuerdo con lo que le resulte conveniente en un momento determinado. Yo creo que lamentablemente eso es lo que nosotros vamos a ver”, señaló.

Hacer las primarias con anticipación

De acuerdo con Benigno Alarcón, es fundamental que las primarias se realicen con suficiente anticipación. De esta manera, quien resulte favorecido tendrá tiempo para armar su equipo de cara a las presidenciales y poder armar su campaña.

“Básicamente, si nosotros atrasamos el proceso, si hoy la oposición decidiera hacer primarias, difícilmente esa primaria pudiera ser antes de marzo-abril, y si seguimos retrasando el proceso, lo que retrasemos en decidir, se va a retrasar también el tiempo para organizarla”, señaló Alarcón.

Advirtió que retrasar las primarias es peligroso para la oposición y recordó el ejemplo del 2018, cuando el gobierno de Nicolás Maduro adelantó las elecciones casi siete meses. “No hay ninguna razón para pensar, ni siquiera es ilegal, que el gobierno lo vuelva a hacer y que la adelante a mayo, abril o marzo”, dijo.

En consecuencia, añadió Alarcón, «si se escoge un candidato tarde, posiblemente esa persona no va a tener tiempo ni de montar campaña, equipos ni estructura para competir en una elección, lo que siempre va a ser desventajoso para el candidato de la oposición”.

“No vamos a tener una elección justa ni con plenas condiciones electorales, porque así no estaríamos en democracia y eso hace que el que quede elegido, tenga que organizarse mucho mejor y montar una campaña mucho mejor que si estuviera en un proceso democrático”, alertó.

¿Qué pasa con las negociaciones?

Gerardo Blyde, jefe de la delegación de la Plataforma Unitaria en la negociación, señaló el pasado 15 de agosto, que hay «altísimas» probabilidades de retomar este proceso.

“Estamos con altísimas probabilidades, como han declarado otros voceros de la propia delegación a la que pertenezco, de un pronto regreso al proceso de negociación”, señaló Blyde en entrevista con Unión Radio.

Ante la pregunta de si el proceso de negociación podría influir en la realización de las primarias de la oposición, Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB, señaló que en este momento no ve que las mismas puedan verse afectadas.

Yo creo que hay personas del lado de la oposición cuyas consideraciones de hablar de hacer las primarias antes o después, tienen que ver más con su situación política. Si yo soy un candidato que estoy en este momento en una situación privilegiada para ir a un proceso electoral, entonces yo quiero que la elección se haga mañana. Pero si yo soy una persona que en este momento no tiene ninguna posibilidad real de competir en una elección, pues entonces yo prefiero que se postergue hasta que esté en una situación mucho más favorable para competir en una elección”, señaló Alarcón en entrevista con este medio.

A juicio del experto, hay actores políticos que no expresan las verdaderas razones de su conveniencia en cuanto a hacer las primarias antes o después. Ante ese panorama, dijo, que se “fabrican otras razones”, como esperar a que pase la negociación. 

Sin embargo, desde su perspectiva, la negociación no tendrá un desenlace pronto, y el hecho de que llegue a compromisos que afecten la elección del 2024 va a depender de que se pongan sobre la mesa “condiciones que tienen que ver con el 2024”.

“Pero yo, en este momento, no creo que la primaria pueda tener alguna posibilidad de verse afectada por lo que se acuerde en la negociación”, señaló.

Acuerdos y señales al gobierno

Aunque algunos integrantes de la delegación de la Plataforma Unitaria esperan que se reanude la negociación, Benigno Alarcón no ve un acuerdo a corto plazo, o que el gobierno permita que se midan en las elecciones quien quiera, habilitando a personas que están inhabilitadas.

Asimismo, Alarcón tampoco considera posible que, en el corto plazo, el gobierno permita que la oposición pueda realizar las primarias con el apoyo del Consejo Nacional Electoral (CNE), ni tampoco que se vaya a permitir el voto en el exterior.

“Yo creo que el tema de esperar por las negociaciones es una forma de postergar la decisión y no algo que verdaderamente vaya a tener una incidencia final en el proceso, al contrario, yo soy de los que piensa que adelantar las primarias, ponerle fecha, más bien favorece al equipo negociador”, indicó.

En ese sentido, dijo que fijar una fecha a las primarias le enviaría la señal al gobierno de que la oposición “puede fortalecerse”, lo cual obliga al oficialismo a reconsiderar la conveniencia de mantener la negociación paralizada”, debido a que “puede estar en una situación menos favorable después de que se realice la primaria y de que todo el apoyo se concentre en una sola persona que represente a la oposición”.

Apoyo de la gente

Según la encuesta de opinión pública realizada por Delphos para el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB, presentada a finales de junio, el 52% de los venezolanos participaría en las primarias de la oposición, aunque la porción baja a 40% si son organizadas por el CNE.

Al respecto, Alarcón señaló que pensaba, al principio, que ese apoyo iba a estar alrededor del 25 o 30%, pero encontraron que “la primaria le interesa a mucha gente”.

“Le interesa a los que apoyan a algún candidato, a los opositores que no apoyan a ningún candidato y le interesa incluso a aquellos que están desafiliados políticamente, que dicen que no están ni con el gobierno ni con la oposición”, dijo.

Lo anterior, indicó Alarcón, tiene que ver con que los actores, unos y otros, “quieren apoyar a alguien que les parece más idóneo para representarlos, inclusive, aquellos que están cansados de la oposición, posiblemente tengan en mente alguien que, si estuviese a la cabeza de la oposición, pues las cosas marcharían mejor”.

“Cuando cruzas por la autodeterminación política, o sea, con quienes son opositores que apoyan a algún liderazgo, opositores que no apoyan a ninguno o que no apoyan ni al gobierno ni a la oposición, nos encontramos que entre quienes se autodeclaran como opositores, el apoyo prácticamente es más del 80%”, finalizó.

runrun.es

Publicidad
Artículo anterior8 millones de dólares para atender crisis humanitaria en Venezuela aprueba la ONU
Artículo siguienteLos 20 puntos en los que debe trabajar el Gobierno para aprobar el próximo año escolar 2022-2023