Publicidad

Docentes activos y jubilados en Caicara del Orinoco, municipio Cedeño se concentraron este 16 de septiembre a las afueras del Hospital Dr. Arnold Gabaldón para exigir respeto a las contrataciones colectivas y derechos laborales establecidos.

Carlos Nieves, miembro del El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (Sintraenseñanza), denunció que actualmente los educadores atraviesan una difícil situación económica cuyos ingresos solo les alcanza para “mal alimentarse”.

Debido a ello, exigió la derogación y no ejecución del instructivo de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), la restitución de las primas docentes y el pago del 280% por la firma de la II Convención Colectiva en 2018. Además, solicitó que la III Convención se firmada considerando que se discute desde febrero de 2022.

El representante gremial también reclamó el pago de los 10 mil bolívares prometidos por la administración de Nicolás Maduro a los jubilados desde 2018. “Aún no hay información para los jubilados desde 2018 en relación al pagó de los 10 mil bolívares, monto que cada día pierde su capacidad adquisitiva”, lamentó.

Por otro lado, los docentes solicitaron la dotación inmediata de las extensiones del Instituto de Previsión y Asistencia Social para el Personal del Ministerio del Poder Popular para la Educación (Ipasme). De acuerdo con Nieves, en Caicara del Orinoco el personal es atendido, pero sin poder ejecutar la prevención o cura de las patologías por falta de insumos o materiales de atención médica.

“Necesitamos la reactivación del seguro médico y de gastos mortuorio”, detalló. Asimismo, indicó que los planteles requieren de dotación y su reparación. Los docentes también reclamaron la liberación de los colegas gremiales detenidos en ejercicio sindical.

No al traslado de nóminas

Desde la ciudad de Caicara del Orinoco, los maestros se sumaron al rechazo de traslado de las nóminas estadales al Ministerio de Educación. Manifestaron que de concretarse la acción, los docentes perderían un aproximado de 6 meses de ingreso anual con relación a la nómina nacional, lo que “desnutre más el vapuleado sueldo”.

Además, argumentaron que los jubilados quedarían en el limbo porque desaparecida la dirección de Educación, el personal pasivo quedaría desprotegido.

“Estaremos en la calle en procura de consolidar las mejoras salariales para mejorar nuestra calidad de vida. Hacemos un llamado a las autoridades para que reconozcan el esfuerzo docente en pro de construir un país, aprobando todo lo pendiente y solicitado”, recalcaron.

Termómetro Nacional

Publicidad
Artículo anteriorDocentes activos y jubilados en Upata rechazan traslado de nóminas regionales al Min Educación
Artículo siguiente8 millones de dólares para atender crisis humanitaria en Venezuela aprueba la ONU