Publicidad

 Banca y Negocios @bancaynegocios

El presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández, aseveró que la propuesta de un nuevo modelo económico productivo para el país «surge como respuesta a una situación que exige atención inmediata».

En ese sentido, precisó que «la caída abrupta de la economía nos habla de un impacto social muy importante, un impacto en la calidad de vida de la gente que insta al trabajo conjunto».

Enfatizó que la propuesta que hacen es «un nuevo modelo económico que produzca la riqueza que necesita el país para mantener el gasto de sectores prioritarios. Este es un debate que apunta a la discusión y construcción colectiva».

«En vez de priorizar la renta, hay que abrir el trabajo para todo el mundo, tiene que ser un modelo productivo, porque el industrial, el empresario, las universidades para ser viables no pueden depender de un subsidio o de un beneficio que se pague con el petróleo», añadió.

El gremialista manifestó que «los monopolios, el Estado tiene que abrirlos a la participación y la inversión ciudadana, sin que eso signifique la pérdida de soberanía, la pérdida de elementos de regulación y control».

Afirmó que este nuevo modelo no puede estar basado solo en el aprovechamiento de las riquezas naturales, «debe estar más fundamentado en el desarrollo de ventajas competitivas, que no es otra cosa que el desarrollo de los talentos, de la creatividad, de las capacidades de los ciudadanos, es decir, volvernos competitivos por lo que sabemos hacer no por los regalos que nos dio la naturaleza, sin que eso signifique que no se vayan a aprovechar».

Puntualizó a El Universal que debe cambiarse la forma de hacer negocios, por lo que planteó ir a «modelos digitales de negocios». «Tenemos que capacitarnos para ir a la modernidad, a la economía y agricultura de contrato, porque tenemos las condiciones», expresó.

Publicidad
Artículo anteriorSectores público y privado están revisando la posibilidad de crear nuevos empleos en Bolívar
Artículo siguienteOmar González: Jueces británicos protegen más a los venezolanos que los magistrados del TSJ