Publicidad

La relación entre Economía y Sociología, ha sido considerada de mucha importancia, desde los inicios de ambas disciplinas científicas, por sociólogos (Max Weber, entre otros) y economistas (principalmente Joseph Schumpeter). Actualmente, esta afinidad interdisciplinaria la promueven los defensores de la Nueva Sociología Económica; y, en los trabajos sobre capital social destaca la propuesta de Mark Granovetter (2017), publicada recientemente en español y presentada por el sociólogo Félix Requena (2019): “La sociología económica busca comprender los fenómenos económicos en sus contextos sociales y culturales… [Tratando de] incrementar el conocimiento sobre la conducta económica en unos niveles de análisis mayores a los del individuo y el grupo”.

La obra del sociólogo norteamericano (Granovetter, 2017), fundamentada en la llamada Nueva Sociología Económica, de la cual él es uno de sus más prominentes fundadores y un dedicado investigador, plantea una mayor integración entre Economía y Sociología. Además, la economía ortodoxa (basada en la toma de decisiones racionales y la maximización de la utilidad) ha venido siendo analizada por los proponentes de la llamada Nueva Economía Institucional (economía heterodoxa), Douglass North y Oliver Williamson (economistas norteamericanos), incorporando a las discusiones académicas el rol de las instituciones. Junto a Granovetter, el sociólogo suizo Richard Swedberg, ha sido otro de los grandes contribuyentes a la sociología de la economía.

La definición de capital social, utilizada por quienes trabajan en el campo de la Nueva Sociología Económica, además de redes sociales (constituidas por conexiones interpersonales y recursos de todo tipo imbricados en estas), abarca normas (sociales y culturales), que facilitan la acción colectiva para el beneficio común. Este concepto ha sido utilizado en la realización de estudios económicos, sociales y políticos, comprobándose una serie de atributos del capital social, como por ejemplo: aumenta la productividad; a diferencia del capital físico, incrementa con su uso, en vez de disminuir; y, beneficia tanto a las comunidades que logran acumular importantes stocks, como a sus miembros. La expectativa de reciprocidad es comprobable, en los casos estudiados.

Como acertadamente señala Requena (2019), las redes sociales constituyen el nivel intermedio (meso), vinculando los niveles micro (individuos) y macro (instituciones), y conformando la base del capital social. Estas relaciones cooperativas, entre actores sociales, son las que en definitiva facilitan la acción colectiva y nos permiten entender los procesos económicos; además, como indica Granovetter (2017), toda actividad económica está incrustada (“embedded”, en inglés), en estructuras sociales, institucionales y culturales. El tema es, indudablemente, muy complejo porque a esto se añade la advertencia del autor, sobre la importancia en la actividad económica de las normas, la confianza y el poder, las cuales actúan de manera simultánea, en la vida real.

En la solución de problemas de acción colectiva, poder construir capital social (stock) y generar  consenso entre los actores sociales involucrados, es necesario; y, constituye una de las razones principales para el uso de metodologías y tecnologías apropiadas, como las ofrecidas por el Método del Consenso Sistémico, para la toma de decisiones, y la Tecnología Social SAI. Cuenta mucho también la experiencia acumulada, en proyectos de este tipo; por eso, conviene revisar muy bien la historia de casos análogos al que estemos investigando, para evitar algunos errores.

Referencias:

Granovetter, M. (2017). Society and economy: Framework and principles.
Requena, F. (2019). La importancia de la nueva sociología económica.

Para descargar la versión más actualizada del libro completo (incluyendo todas las columnas publicadas a la fecha), haga clic en el siguiente enlace: Capital Social, José María Rodríguez, PhD. Además, para una introducción al tema, recomendamos ver el video CAPITAL SOCIAL: https://youtu.be/gRXjjZkCrzo.

Publicidad
Artículo anteriorLagrimas en el Darien | Claudio Zamora
Artículo siguienteGobierno de Bolívar está desplegado en Santa Elena ante crecida de río Uairén. Se contabilizan más de 4 mil familias afectadas