Publicidad

Chevron también está calculando cuánto le debe PDVSA por el petróleo vendido de sus cuatro empresas conjuntas desde 2019, cuando iniciaron las sanciones.

Redacción | Primer Informe

Chevron quiere tener más control sobre el petróleo que produce en Venezuela. La empresa necesita este incentivo que la llevaría a aumentar la producción y a recuperar la deuda. Todo si EEUU suaviza las sanciones y mientras los combustibles viven una fase crítica.

El gigante energético quiere hacerse cargo de la producción, el envío y las ventas del crudo venezolano, según personas familiarizadas con el asunto dijeron a Bloomberg.

Javier La Rosa, presidente de las operaciones de Chevron en el país latinoamericano, y el ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, se han reunido desde finales de mayo para negociar un nuevo contrato, dijeron las fuentes del medio estadounidense.

La propuesta de Chevron

Chevron asumiría el liderazgo en todas las facetas de sus operaciones en empresas conjuntas con la compañía energética estatal Petróleos de Venezuela SA, según las personas. Según el acuerdo propuesto, Chevron, con sede en San Ramón, California, negociaría con los proveedores e importadores y se encargaría de la financiación, enviando el pago final a PDVSA a través del banco central, dijeron.

El Aissami y un representante del Ministerio de Petróleo de Venezuela no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios. Ray Fohr, un portavoz de Chevron, dijo que la compañía no hace comentarios sobre rumores o especulaciones y que sigue llevando a cabo sus negocios en cumplimiento del marco de sanciones previsto por la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos.

«Somos una presencia constructiva en Venezuela, donde tenemos inversiones dedicadas y una gran fuerza de trabajo que depende de nuestra presencia», dijo Fohr. «Seguimos comprometidos con la seguridad y el bienestar de nuestros empleados y sus familias, la integridad de los activos de nuestra empresa conjunta y los programas sociales y humanitarios de la compañía durante estos tiempos difíciles».

La renovación del contrato dejaría a Chevron preparada para aumentar la producción rápidamente si EEUU levanta las sanciones contra el petróleo venezolano, y le permitiría recuperar el dinero que le debe PDVSA. Si Chevron llega a un acuerdo con Venezuela y el gobierno de Biden levanta las sanciones, la perforadora estadounidense podría aumentar la cantidad que bombea a alrededor de 200.000 barriles al día en seis meses desde los 150.000 actuales, según una de las personas. La refinería del gigante petrolero en Pascagoula, Mississippi, fue diseñada para funcionar con crudo pesado de Venezuela.

Anuncios

La decisión de Chevron se produce en un momento en que la crisis energética mundial da un impulso a la empresa para aumentar la producción en Venezuela, donde comenzó a explorar el petróleo hace un siglo. Aunque los precios de la gasolina al por menor en EEUU han disminuido respecto a los récords recientes, el presidente Joe Biden sigue siendo presionado para aliviar el dolor en el surtidor y compensar el impacto de las sanciones sobre el suministro ruso. Estados Unidos ya ha permitido a Eni SpA y Repsol SA importar crudo venezolano y contabilizar los cargamentos en la deuda de PDVSA con las empresas energéticas europeas.

En mayo, EEUU dijo que permitiría a Chevron negociar su licencia con PDVSA y ha dicho que está dispuesto a aliviar algunas sanciones a Venezuela si Maduro acepta concesiones políticas. Hasta ahora, las restricciones se han mantenido. Chevron y un puñado de proveedores estadounidenses de servicios petroleros pueden mantener una presencia limitada en el país pero no pueden realizar nuevas inversiones ni exportar crudo venezolano.

Sanciones bajo presión

Venezuela es el país con las mayores reservas probadas de crudo del mundo, pero su producción se ha desplomado debido a años de mala gestión gubernamental, falta de inversiones y años de sanciones. El país bombea unos 710.000 barriles al día, frente a los más de 3 millones que producía en su mejor momento.

El gobierno de Biden ha dicho que cualquier levantamiento de las sanciones depende de que Maduro reinicie las negociaciones políticas con la oposición y haga concesiones antes de las elecciones presidenciales de 2024. Representantes del gobierno venezolano y de la oposición mantuvieron reuniones preliminares en Caracas la semana pasada.

PDVSA, afectada por las sanciones, tiene limitada su capacidad para vender petróleo a los comerciantes y pagar a los contratistas. Las propuestas que está discutiendo Chevron incluyen la reducción de la exposición de algunos de los socios de PDVSA a las sanciones mediante la reducción de la participación de la empresa estatal en las empresas conjuntas, según una de las personas.

Pero para llegar a eso sería necesario modificar la legislación venezolana, que actualmente exige una participación mayoritaria de PDVSA. Los socios extranjeros representan alrededor del 50% de la producción venezolana.

Chevron también está tratando de determinar cuánto le debe PDVSA por el petróleo vendido de sus cuatro empresas conjuntas desde 2019, cuando las sanciones impidieron a la perforadora estadounidense obtener ingresos de las asociaciones.

Con información de Bloomberg.

Publicidad
Artículo anteriorLa mentira de la ideología de género a los niños: Tú eliges ser chico o chica
Artículo siguiente5 años después de las protestas masivas, Maduro se atornilla en el poder