Publicidad

Es un inmenso calvario para quienes desarrollan labores formales el conseguir mano de obra en Venezuela, entre los tantos daños que generó está mal llamada revolución, está en la destrucción del aparato productivo y por ende la migración de la mano de obra calificada a otras aéreas diferentes a su formación pero mucho más productivas. Ya no quedan educadores, la mayoría o emigro o se encuentra desempeñando variadas tareas casi todas ligadas al comercio informal. Muy pocos se atreven a invertir en ropa. Calzado, transporte y comida para desempeñar tareas que no les generan los ingresos mensuales ni para una semana de comida, así como con casi todos los oficios o profesiones más solicitadas. Lo más sencillo en el campo laboral que es el servicio de vigilancia tanto diurno como nocturno es un calvario conseguir personas dispuestas a prestar el servicio y los pocos que acceden exigen sueldos alejados de las previsiones presupuestarias de cualquier empresa. El sueldo mínimo en Venezuela se encuentra establecido en 175 Bs un promedio de 30$ mensuales, con esa cantidad se puede haciendo malabares comprar comida para una semana en una familia de cinco personas, no alcanza para nada más, transporte, vestido, servicios ni ningún otro gasto necesario en un hogar, como consecuencia de lo anterior se ha producido en primer lugar una emigración calculada por organismos internacionales en casi 7 millones de personas lo que representa la cuarta parte de la población total del país, por otro lado se ha producido una migración interna de unas áreas de producción y generación de ingresos a otras que permitan la sobrevivencia del grupo familiar, esta situación ha desfigurado todo el esquema tradicional conocido en el país, generando daños colaterales que tardaran años en recuperarse, por ejemplo la matricula escolar, es triste y vergonzoso ver grupos escolares que hace pocos años se regodeaban con los ingresos de alumnos y había que hacer largas colas desde la madrugada o tener un contacto para que tu hijo estudiase en esos distinguidos colegios, ver como parecen casas fantasmas de la escasa matricula y los pocos profesores que aún quedan, más por mística que por otra cosa, deben impartir casi todas las materias al no haber profesores especializados en muchas de ellas, lo que incidirá lógicamente en la débil formación del alumno, el salón de mi hijo menor tiene entre siete o diez alumnos cuando mucho y ese es el promedio del colegio en casi todas las secciones, estando construido y estructurado para recibir 4 veces más de eso, el ambiente, bullicio y calor humano no es ni será el mismo.

Lo mismo pasa con las Universidades tanto públicas como privadas que realizan grandes esfuerzos de captación para tener una matrícula mínima que permita la sobrevivencia académica como instituciones. En tanto surgen variadas alternativas para palear la situación extrema que viven muchas familias, ofertas tan atractivas como una empresa de helados colombiana que te introduce en el mundo de las ventas con sólo destinar un espacio del congelador de tu refrigerador y te vende un paquete de 60 helados variados a un costo mínimo de 0.30$ por unidad que vendidos al detal oscilan entre en los 3 y 6 dólares, lo que te podría generar ingresos de más de 100$ semanales de acuerdo a la voluntad y el entusiasmo que se ponga para colocar el producto, así pasa igualmente con las masas preparadas, los tequeños, las tortas, los refrescos, yogures, postres, repuestos para vehículos y hasta medicinas importadas, es más fácil comprar un snicker o Nutella que un chocolate nacional, siendo Venezuela en la actualidad un inmenso mercado persa donde puedes conseguir de todo y para todos, pero casi nadie quiere trabajar y prefiere disfrazar de emprendimiento esa comodidad que parece flojera, al vender cualquier producto desde la comodidad del hogar o desde la misma pantalla del celular, porque aunque no lo crea, también existen aplicaciones que pagan por jugar y también tenemos otra casta de tahúres informáticos que generan sus ingresos jodiendo todo el día y recibiendo unos modestos dólares paypal. Así esta nuestro querido país. Seguiremos conversando. claudiozamora06@gmail.com

Publicidad
Artículo anteriorÁngel Marcano: 1×10 en Bolívar avanza con pie seguro. Coordinador regional del Psuv Bolívar dijo que siguen desplegados
Artículo siguiente5 de julio de 1811