Publicidad

Si alguien nos preguntara, hoy, cuáles instituciones ameritan ser reconstruidas en Venezuela, la respuesta sería muy dolorosa, porque el panorama es desolador: Presidencia de la República usurpada. TSJ ilegítimo. CNE parcializado. Fuerzas Armadas corrompidas. Asamblea Nacional ilegítima. Crisis de los partidos políticos. Pésimo funcionamiento de los servicios públicos y el acceso a estos cada vez más costoso. Pensiones de hambre, para los pensionados y jubilados. Empresas del Estado en quiebra. Medicamentos que no existen o cuyo precio no está al alcance de la gente común. Hospitales inservibles. La salud púbica por el suelo y los seguros de salud privados inasequibles. Profesores universitarios obligados a emigrar y universidades, algunas destruidas y otras en un estado deplorable, incluyendo, planta física, laboratorios y bibliotecas. Cárceles hacinadas. Esa es solo una brevísima lista de los males que aquejan, hoy, a nuestras instituciones y a los venezolanos; pero, conquistar la Libertad es nuestra más urgente tarea.

El Movimiento Social por la Libertad de Venezuela, deberá seguir siendo la plataforma de acción de la sociedad civil organizada, luego de recuperada la Libertad y la Democracia, para la reconstrucción institucional del país. En ese momento, las “redes de redes” deberán jugar un rol distinto, acorde a las exigencias de esa nueva realidad, para así continuar organizando a los ciudadanos y auscultando las opiniones de esos millones de venezolanos que querrán sentirse representados por la nueva estructura de gobierno. De esa manera, surgiría una sociedad civil fuerte que cuente con suficientes recursos del Estado, para la construcción de capacidades.

Se abrirán infinitas posibilidades de participación: Divulgación de temas o consultas a un público específico. Involucramiento del ciudadano en el diseño de políticas públicas y su vinculación directa con los organismos del Estado. Transparencia, en las actuaciones de quienes ejerzan cargos de gobierno, sujetos a auditorías ciudadanas. Participación directa de las comunidades, en los procesos de descentralización de los servicios. Exigencias constantes de la ciudadanía, a quienes ocupen cargos de representación popular, ya sea en la Asamblea Nacional, consejos legislativos estadales, gobernaciones o alcaldías. En definitiva, la dinámica del poder cambiará en Venezuela, permitiendo la reconstrucción de las instituciones, con ingeniería social gradual.

Todas estas formas de participación serán posibles porque las redes interpersonales estarán integradas a través de una tecnología que permitirá interacciones sociales de variado tipo, conllevando a la redefinición del concepto de liderazgo. En esta nueva dinámica, el líder deberá establecer una relación distinta con la gente y tener la habilidad de inspirarla, siendo auténtico. La relación entre el líder y la gente será sin intermediarios. Debemos hacer énfasis desde ya en que cada ciudadano se esfuerce por crear su propia red personal, construir su propio capital social y conformar su propio Equipo, para trabajar por la reconstrucción de Venezuela. Este esfuerzo significa inversión de tiempo y energía, pero los beneficios se multiplicarán con creces.

Para realizar la labor educativa que nos hemos propuesto con nuestros hermanos venezolanos, dentro y fuera del país, es fundamental la buena comunicación. Tenemos para esos fines, una Lista de Distribución, a través de la cual le hacemos llegar a sus suscriptores nuestra columna de opinión semanal. Nos hemos dedicado, principalmente, a educar en el concepto de capital social, hasta ahora. Quienes estén interesados en recibir información de nosotros, por favor, enviarnos nombre y correo (o WhatsApp): tecnologiasocialadaptativa.sai@gmail.com. Con esos datos, le haremos llegar también por esa vía información sobre Eventos, organizados por la sociedad civil y que no necesariamente son nuestros, pero que apoyamos como si lo fueran.

Para descargar la versión más actualizada del libro completo (incluyendo todas las columnas publicadas a la fecha), haz clic en el siguiente enlace: Capital Social, José María Rodríguez, PhD. Además, para una introducción al tema, recomendamos ver el video CAPITAL SOCIAL: https://youtu.be/gRXjjZkCrzo.

Publicidad
Artículo anterior¿A quién favorece la Ley de Zonas Económicas Especiales aprobada el #30Jun?
Artículo siguienteSattravim mantiene despliegue por el reordenamiento de las rutas de transporte en Ciudad Bolívar