Publicidad

Venezuela, digamos mejor, el Gobierno no fue pa´ el baile de las Américas.  Se quedó como quien dice, “con los crespos hechos”.  Desde 1994 que Bill Clinton instaló la primera Cumbre de las Américas, Venezuela nunca había faltado.  Siempre estuvo presente “¿Estará ahora?”  Era la pregunta que los políticos preocupados se hacían dado el acontecer político interno del país. ¿Quién  tenía la respuesta?  Indudablemente que el anfitrión  Joe Biden, actual Presidente de los EEUU.  A él correspondía como bien ha quedado demostrado, el negar rotundamente la invitación por violación de la Carta Democrática.     En cuestiones de  alta política hay que ser consecuente, salgan sapos o salgan ranas, hay que ser de una sola pieza,  de ninguna manera  mecerse en un chinchorro empujado por el dedo gordo del pie.  El Gobierno creía que lo invitarían pues el Jefe  del gobierno baila y bate  muy bien la salsa, pero parece que muchos factores aparte de la OEA le pusieron abrojos en el camino.  Entre esos factores estaban las ONG, por lo que estas sin preverlo están ahora, como quien dice, en ·pico de zamuro,  vale decir serán puestas en tres y dos, porque la curva de adentro lleva  aire de ponchado y poco o nada valen Cabrera con sus hits ni  Galarraga con sus jonrones  Plomo y pa´l cuartel, General Velutini.  La  Asamblea Nacional está ahora más que nunca, mirando con malos ojos a las organizaciones NO gubernamentales.  Los diputados socialistas dicen que reciben financiamiento de otros países, lo cual es inaceptable.  Reciban o no ayuda foránea, es evidente que las ONG no gubernamentales cumplen  a cabalidad una  tarea difícil pero loable, una labor  que es bienvenida desde todos los ángulos porque hablan y hasta gritan a favor de los desasistido, a favor de los vulnerables, a favor de los que nada tienen, ni siquiera voz (AF

Publicidad
Artículo anteriorRealizada jornada integral a los habitantes de La Toma en Ciudad Bolívar
Artículo siguienteServicios Generales realizó jornada de desmalezamiento en el CNP Bolívar