Publicidad

Foto Cortesía

Por Jhoalys Siverio @jhoalys

La unidad de diálisis hospitalaria en Ciudad Bolívar tiene actualmente seis máquinas dañadas, por lo que tuvieron que habilitar un cuarto turno para dializar a un total de 120 pacientes con serología negativa y positiva.

Puerto Ordaz. Pacientes de la unidad de diálisis del hospital Ruíz y Páez en Ciudad Bolívar, no solo tienen seis años sin consulta de nefrología en dicho centro, sino que cada vez se reducen las máquinas habilitadas para dializarse.

De 20 máquinas instaladas en la unidad, actualmente hay seis dañadas, por lo que una de las tres que eran exclusivas para pacientes con serología positiva, la habilitaron para los 102 pacientes de serología negativa. Estos cuentan con un total de 10 máquinas; el resto se divide en dos para los de cuidados intensivos y dos para los de enfermedades seropositivas.

De serología positiva son seis personas con VIH, además de siete con hepatitis C y cuatro con hepatitis B. En cuidados intensivos solo hay un paciente y uno contagiado de COVID-19. A este último lo atienden tres veces por semana en el turno de 8:00 p.m. a 10:00 p.m., cuando ya no hay pacientes en atención, para evitar contagios.

Oscar Núñez, uno de los seis pacientes con VIH, señaló que ante la falta de máquinas para diálisis, tuvieron que habilitar un cuarto turno de atención. Estos se distribuyen en 6:30 a.m., 9:30 a.m., 1:30 p.m. y 5:30 p.m.

No tenemos respuesta del Seguro Social en cuanto al mantenimiento de las máquinas que están dañadas y las que están en funcionamiento. En estos días también falló la de ósmosis», indicó Núñez.

Detalló también los problemas de infraestructura por las constantes filtraciones, incluida el área de ósmosis de los pacientes seropositivos, puertas dañadas y laboratorios sin reactivos.

máquinas hemodiálisis
De 20 máquinas que tiene la unidad de diálisis de Ciudad Bolívar, seis están dañadas. Foto Cortesía

A las deficiencias se suma las complicaciones en los pacientes por enfermedad mineral ósea, debido a la falta de medicamentos para controlar las alteraciones séricas de calcio, fósforo, vitamina D, entre otros.

«El paciente recibe diálisis, pero igual se deteriora porque no compensa la pérdida minerales y no se le da el medicamento de alto costo, y tampoco han distribuido los antibióticos. De verdad, le damos gracias al personal médico de salud porque hacen su labor con lo poco que tienen en sus manos», agregó Núñez.

Pacientes seropositivos

Esta es la única unidad de diálisis hospitalaria en Bolívar que atiende a pacientes con serología positiva, no solo de este estado, sino de Anzoátegui, Delta Amacuro y Amazonas.

Oscar Núñez se comenzó a dializar a partir de 2019 y desde entonces viajaba de Puerto Ordaz a Ciudad Bolívar, hasta que llegó el confinamiento en marzo de 2020 por la pandemia de COVID-19. Fue cuando tuvo que empezar a hacer vida en la capital del estado. Así hicieron otros tres pacientes de Puerto Ordaz, también con serología positiva. Para ello se apoyaron en la ayuda de sus familiares o la de otros pacientes.

En mi caso, solicité que me calificaran como discapacitado y tengo pasaje gratuito en el transporte público y pago la mitad del pasaje en privado. Otra situación es que el Instituto Nacional de Nutrición da el beneficio alimenticio solo a 40 pacientes de la unidad, porque alegan falta de capacidad», explicó.

Los pacientes de esta unidad de diálisis esperan igualmente por una jornada de colocación de fistula arteriovenosa, que se comenzó en Puerto Ordaz. Se conoció que la primera dama, Yajaira Arocha de Marcano, solicitó el listado de los pacientes, y solo falta la activación de dicha jornada.

La falta de equipos en unidades de diálisis se extiende en todo el país. En marzo de este año redujeron las jornadas en el hospital central de Maturín, lo que afectó a 38 pacientes ya que de 11 máquinas les quedó solo cuatro operativas.

Crónica Uno

Publicidad
Artículo anteriorJames Story y el Embajador francés se reúnen en Caracas con Omar Barboza y la Plataforma Unitaria
Artículo siguienteEnobu Salud 2022: Casi 50% de los residentes atienden con los insumos que llevan los pacientes