Publicidad

La Asamblea Nacional aprobó este jueves por unanimidad en segunda discusión reglamentaria el proyecto de ley de Zonas Económicas Especiales.

Este proyecto de ley fue aprobado en su primera discusión, luego de ser presentado por el presidente de la Comisión Permanente de Economía, Finanzas y Desarrollo, Nicolás Maduro Guerra.

El parlamentario explicó que el objetivo de este proyecto es innovar en la actividad económica del país e impulsar la inversión directa para contribuir al proceso de recuperación.

En la sesión ordinaria de este jueves, el diputado Jesús Faria indico que está ley «se convierte en un instrumento fundamental para la reactivación económica de Venezuela».

Ahora, el proyecto será revisado por el Ejecutivo Nacional, por un plazo no mayor a 180 días, para su aprobación absoluta.

En la primera discusión de la ley, parlamentarios oficialistas negaron que esta norma suponga, por ejemplo, un sistema de relaciones laborales distinto al previsto en la Ley Orgánica del Trabajo.

Esta versión final del proyecto incluye la creación de ZEE en áreas agrícolas del país.

Otros aspectos adicionales son la creación de centros de formación y capacitación para el desarrollo de las ZEE, aunque fue eliminado el incentivo verde que buscaba otorgar beneficios tributarios a las empresas y proyectos que promovieran la transición energética y mitigaran el cambio climático en las zonas.

A diferencia del proyecto aprobado el año pasado, el documento final consta de 10 artículos más para un total de 36 artículos y cinco capítulos. La segunda discusión culminada este 30 de junio resultó como continuación del debate del 28 de este mes, en el que los diputados acordaron diferir el contenido del artículo 14.

En concreto, dicho artículo destaca por la incorporación de sectores productivos adicionales a los aprobados en la primera discusión y la eliminación u omisión de otros, quedando cinco sectores en total:

  • Industrial: desarrollos que fomenten la producción de bienes y la manufactura de insumos dirigidos a otros sectores productivos, entre ellos la aeronáutica y energía, en cualquiera de sus categorías.
  • Tecnológico: instalación de parques tecnológicos para el desarrollo y producción de sistemas, partes, insumos y otros elementos dirigidos a bienes y servicios tecnológicos.
  • Servicios financieros, bajo modalidad de régimen fiscal preferente.
  • Servicios no financieros, como logística para prestación de servicios turísticos, de recreación, hotelería, entre otros.
  • Actividades primarias, concretamente los sectores agrícola, pecuario, pesquero y acuícola dirigidos a la exportación.

De igual forma, la AN acordó en el proyecto de ley la creación de la Superintendencia de Zonas Económicas Especiales, con sede en Caracas, que se encargará de la gestión, administración, dirección, coordinación, control, supervisión e inspección de las ZEE, así como elaborar proyectos de desarrollo en coordinación con ministerios en materia de planificación, economía y finanzas y aquellos con competencias en materias relacionadas con las actividades a desarrollar.

El artículo dedicado a los incentivos y estímulos fiscales y aduaneros también fue modificado y finalmente solo se refiere a posibles reintegros tributarios al cumplir una serie de condiciones descritas. Destaca en el artículo 28 que los reintegros no se aplicarán a bienes importados de consumo final, que desplacen la producción nacional o que estén dentro del régimen de sustitución de importaciones.

En el artículo 30 se menciona que las personas jurídicas que operen en las ZEE contarán con mayores beneficios aduaneros al momento de importar insumos, materias primas, partes o piezas que por su naturaleza resulten básicos o indispensables para el desarrollo de sus actividades. 

El proyecto de ley aprobado también añade un artículo referente a incentivos educativos, que plantea la coordinación entre la Superintendencia de Zonas Económicas Especiales y los ministerios con competencia en educación, ciencia, tecnología, innovación, turismo y comunas para la creación de centros de formación y capacitación para el desarrollo de las ZEE.

El funcionamiento y organización de entidades bancarias y de sistemas financieros en las ZEE estará sujeto a régimen fiscal excepcional y preferencial, según el artículo 35, y las actividades económicas que se realicen allí se regirán por un sistema de libre convertibilidad y planes de financiamiento ofrecidos por la banca.

Cabe destacar que en el documento aprobado por la AN quedó excluido del capítulo de promoción e incentivos para la inversión lo referente al régimen verde, que planteaba que los proyectos que se ejecuten en las ZEE e incluyan aspectos de transición energética y mitigación del cambio climático contarían con una deducción adicional del impuesto sobre la renta (ISLR).

Expertos en políticas económicas han argumentado que la falta de incentivos como beneficios arancelarios, subsidios y construcción de infraestructuras podrían limitar la atracción de inversiones a las ZEE, relegando su “atractivo” a la extracción de recursos naturales y la explotación de mano de obra barata.

En la sesión de la AN la bancada oficialista negó que la implementación de zonas económicas especiales promueva la entrega de recursos a inversionistas extranjeros o el desconocimiento del régimen laboral vigente, hecho que denuncia únicamente la bancada parlamentaria del Partido Comunista de Venezuela (PCV) y que es censurada por los medios oficiales.

Con información de Crónica Uno y AVN

Publicidad
Artículo anteriorA clases este jueves 30: Maduro levantó la suspensión
Artículo siguienteLa OTAN actualiza su concepto estratégico que ve a Rusia y China como las amenazas más serias