Publicidad

El actual régimen que impera en Venezuela reprime y atropella a los periodistas para que la opinión pública no conozca la ineficacia y desidia con la cual opera en el país.

Lcdo. Manuel Monroy
Cada 27 de junio se celebra en Venezuela el Día del Periodista, sin embargo, de antemano sabemos que hay poco por celebrar, debido a que hoy el ejercicio del periodismo, se ha convertido en una profesión riesgosa, en un obstáculo para que los gobernantes, hagan lo que les viene en ganas y cumplan con su verdadera responsabilidad, esto debido a que los periodistas desempeñan su labor en medio de un entorno de criminalización, represión y censura, desde el Centro de Justicia y Paz (CEPAZ), hemos registrado en apenas los primeros cinco meses del año 2022, muchos actos de criminalización.
Esto por supuesto en contra del periodismo en Venezuela, a través del ejercicio de patrones que son practicados por quienes hoy detentan el poder y que incluyen actos como amenazas, estigmatizaciones, hostigamientos, violencias, detenciones arbitrarias, maltratos físicos, impedimento de circulación para el reporte de noticias, cierre de programas de radio y/o televisión, cierre de emisoras de radios, incautación de equipos, embargos, apertura de procedimientos judiciales, y bloqueos de páginas web.
El ejercicio de estos patrones, que criminalizan la labor del periodista, son practicados haciendo uso de los medios de comunicación, redes sociales y programas transmitidos por el canal de televisión del Estado, que funciona a merced del régimen dictatorial de Nicolás Maduro, también son utilizados los agentes de las fuerzas de seguridad, e incluso grupos irregulares que actúan bajo la mirada y aquiescencia del Estado, así mismo el control del aparato estatal, que se pone de relieve a través del uso de los poderes públicos y particularmente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que actúa como brazo ejecutor de estas prácticas de criminalización y censura.

El Periodista nada que celebrar documentar denunciar y condenar

Periodistas y reporteros gráficos muestran el diploma recibido en el día del periodista en reconocimiento a su labor desempeñada

El Día del Periodista, lejos de celebrar, se convierte en un día para documentar, denunciar y condenar, el entorno restrictivo bajo el cual se ejerce el periodismo en Venezuela, que no solo afecta y pone en riesgo los derechos humanos de las y los periodistas, sino que también afecta el derecho de la población a estar informada y escoger un medio libre y transparente para recibir la información, los primeros cinco meses del año 2022, han demostrado el empeoramiento, de las ya riesgosas condiciones, en las cuales las y los periodistas, han ejercido su trabajo en los últimos años en Venezuela, tal es así, que a la fecha Venezuela ocupa el puesto 148 de 180 países en la clasificación mundial de la libertad de prensa.

Periodistas reciben Amenazas Hostigamiento y Violencia

Podemos decir, en lo que va del año han ocurrido muchos actos de amenazas, hostigamiento y violencia, así como casos en los que se ha impedido el libre tránsito, para la trasmisión de una noticia, allanamientos con incautación de equipos, ataques a portales web, actos de criminalización basados en la cooperación financiera internacional, el cierre de programadas radiales, clausura temporal a medio de información, varias emisoras han salido del aire por motivos políticos, un diario ha dejado de circular en su modalidad impresa por la emergencia humanitaria compleja que atraviesa el país, procedimientos judiciales han sido abiertos y 12 trabajadores de la prensa han sido detenidos arbitrariamente.
En este contexto, recientemente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Relatoría Especial, para la Libertad de Expresión (RELE) han instado al régimen de Nicolás Maduro, a abstenerse de utilizar mecanismos de presión directa o indirecta, dirigidos a silenciar la labor informativa de los comunicadores, de acuerdo con el principio 13 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH, en particular, remover todas las restricciones desproporcionadas que impiden que los medios de comunicación puedan cumplir cabalmente su labor.
Desde CEPAZ reconocen el rol fundamental, que tiene el periodismo en la transmisión libre, transparente y universal de la información y además el importante trabajo, que las y los periodistas en Venezuela realizan para que, aún en medio de un entorno de múltiples obstáculos y adversidades, la población se mantenga informada, así mismo, observamos con mucha preocupación, la agudización de la criminalización y la censura en Venezuela, el ejercicio del periodismo, es un elemento fundamental del derecho humano a la libertad de expresión, que además es un instrumento esencial, para la existencia de la democracia, por lo que condenamos y exigimos, el cese de las prácticas de patrones, que restringen el espacio cívico en el que se desarrollan las y los periodistas y que hacen que hoy desempeñen su labor a riesgo de ser víctima de grave violaciones a sus derechos, la OEA, la CIDH y su Relatoría Especial, para la Libertad de Expresión, manifiestan preocupación por la decisión que ordenó al diario El Nacional de Venezuela al pago de más de 13 millones de dólares.

Publicidad
Artículo anteriorCorreo del Orinoco agrupó a periodistas en su día en un conversatorio inédito
Artículo siguienteMunicipio Cedeño: La desidia oficial nos regresó al siglo XIX