Publicidad

Hacinamiento, insalubridad y enfermedades en detrimento de los privados de libertad, se pudo constatar en el centro de reclusión de Guaiparo. Así lo reveló la diputada Zaida Vahlis, miembro de la Comisión Permanente de Política Interior, Justicia, Garantías y Derechos Humanos del Consejo Legislativo del Estado Bolívar, tras una visita y recorrido por los pabellones de la institución policíal, en compañía de su equipo parlamentario.  
La sede del Centro de Coordinación Policial de la Policía Bolivariana, sector Guaiparo, Parroquia Dalla Costa, San Félix, Estado Bolívar, se ha convertido en un centro receptor de privados de libertad, ante la falta de espacios, en las penitenciarías del Estado, consignó de entrada la parlamentaria y abogado. 

Hacinamiento

Explicó la parlamentaria regional, que en ese centro de coordinación policial se encuentra el Centro de Reclusión Preventiva, constituido por seis pequeñas celdas construidas para una capacidad máxima de 60 detenidos en total, sin embargo se encuentran recluidos alrededor de 250, para el momento de realizar la visita y en el entendido de que cada celda está diseñada para albergar un máximo de 10 detenidos.
«Se puede observar que este grotesco hacinamiento, constituye una violación de derechos fundamentales de los privados de libertad, ya que una de las causales del hacinamiento observado, lo constituye el retardo procesal, contraviniendo lo dispuesto en el artículo 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que establece el derecho al debido proceso, en cada una de sus etapas, desde el momento mismo de la aprehensión», agregó la legisladora. 


Insalubridad

La diputada Vahlis aseguró que «el precario estado de insalubridad, sumado el hacinamiento, genera y tiene como efecto, que los detenidos estén expuestos a contraer enfermedades contagiosas, como el covid 19, tuberculosis, sida, sífilis, escabiosis, hepatitis, entre otras». 

Alimentación y salud

Por otra parte recordó que «la falta de alimentación o carencia de una adecuada, conlleva a que muchos de los privados de libertad se encuentren en un grado de desnutrición que alarma, ya que están a expensas de la comida que una vez al día les llevan sus familiares, y solo gozan de este aporte, los pocos reclusos que cuentan con la solidaridad y caridad de algunos familiares que pueden hacerlo».

«La asistencia médica, es precaria, como lo es la ayuda psicológica tan necesaria para lograr bajar los niveles de ansiedad y estrés que tan frágil situación de reclusión conlleva para los allí recluidos», añadió.

Proponiendo  soluciones 

«Lo anterior, nos lleva a recomendar que son necesarias políticas en materia penitenciaria que permitan un funcionamiento estructural y funcional de los centros de reclusión, que amerita un plan de formación y capacitación que facilite la reinserción en la sociedad del privado de libertad una vez logrado el cumplimiento de la pena», subrayó la diputada.
Otra propuesta de la parlamentaria para abordar la situación por ella revelada, es la de «aplicar políticas procesales de contingencia y dar celeridad a los procesos penales a través de la celebración de audiencias que permitan procesar delitos menores y casos puntuales que lo ameriten». 

Alianzas preventivas

Asimismo, la diputada Zaida Vahlis propuso «el establecimiento de alianzas con instituciones de salud pública, que permitan la atención preventiva y de emergencias de salud en los detenidos o privados de libertad».
«Se trata», dijo para concluir, «de asistencia psicológica y asistencia espiritual, para estabilizar la salud mental de los privados de libertad’. 

Publicidad
Artículo anteriorLisbenio Muñoz: Presidente Nicolás Maduro continua sumando victorias para el pueblo de Venezuela
Artículo siguienteMercado de mayoristas, otro foco de contaminación sin control en Caroní