Publicidad

Entrar al cementerio municipal de Ciudad Guayana o el de Ciudad Bolívar es encontrar una realidad en toda Venezuela. El destino de los difuntos son tumbas desaparecidas en la maleza o profanadas, y familiares a merced de la delincuencia.

Jhoalys Siverio @jhoalys

Puerto Ordaz. Maleza, abandono, tumbas profanadas y delincuencia es el día del cementerio municipal de Chirica, en Ciudad Guayana, pero también en Ciudad Bolívar.

En marzo de este año, Ángel Rivas estuvo en el cementerio municipal de Joboliso, en Ciudad Bolívar. Ese día sepultó a su hermano. Eran las 11:00 a.m. cuando la familia llegó al lugar para el sepelio. 

«Mi sorpresa fue que en el sitio donde sepultamos a mi hermano y donde están sepultados mis padres y otros familiares, todas las tumbas estaban profanadas, rotas, algunas arrojada en las calles. Se evidencia que el hampa destruyó el cementerio, Pareciera que al Gobernador y al alcalde de Ciudad Bolívar no le importa solucionar la situación en qué se encuentra», denunció Rivas.

Aunque exhortó a la Fiscalía hacer una investigación, lo cierto es que el abandono y deterioro de los cementerios municipales en Bolívar pasa de gestión en gestión sin la mínima atención. Solo en días previos al Día de los Muertos hacen labores de mantenimiento que resultan insuficientes para tanto abandono. Al final, el acondicionamiento termina solo en la entrada del camposanto y sus primeras parcelas.

Cementerios municipales
A la hora del sepelio, familiares consiguen sus parcelas y tumbas de otros familiares profanadas. Foto Cortesía Ángel Rivas
En más de una década las denuncias por el estado del camposanto en Ciudad Bolívar son las mismas, y sin atención alguna. Foto Cortesía Ángel Rivas
Cadáveres al descuido

El cementerio municipal de Chirica es otra muestra de la desidia gubernamental. 

El cementerio de Chirica ha sido objeto del vandalismo, delincuencia, profanación de tumbas, descuido del mantenimiento interno. Hemos visto que las calles están intransitables y ya no caben más tumbas y es el único cementerio al que pudieran ir las personas más humildes para enterrar a sus familiares», denunció el dirigente social y ex concejal de Caroní Aquiles Campos.

La delincuencia no es solo el hurto de lápidas, también despojan a visitantes de sus pertenencias dentro y fuera del lugar, ante la ausencia de vigilancia.

La morgue que allí funciona está al descuido y los cadáveres quedan a la intemperie de los animales de rapiña. Es una situación engorrosa. También está un sector aledaño al cementerio, llamado Francisco de Miranda, que también sufre las consecuencias de los malos olores de los cadáveres en descomposición», agregó Campos.

El alcalde Tito Oviedo prometió mejoras para el cementerio municipal de Chirica, pero la realidad es otra

En una nota de prensa de la Alcaldía de Caroní, del 1 de abril de 2022, se reseña que a través de la Corporación de Servicios Guayana darían inicio a los trabajos de mantenimiento, desmalezado y recolección de escombros.

«La morgue municipal que se encuentra en el cementerio también será rehabilitada para garantizar un servicio en óptimas condiciones a la comunidad. La médico forense y directora del servicio nacional de medicina y ciencias forenses del estado Bolívar, Darlenys López, dijo que con el acondicionamiento del área de patología forense se logrará realizar autopsia a cuerpos en estado descomposición», indica la nota.

A casi dos meses después, continúan las denuncias por el estado del cementerio y ningún avance en los trabajos que prometió la Alcaldía de Caroní.

La promesa incumplida 

Campos recordó también una deuda de la municipalidad, un nuevo cementerio municipal en Puerto Ordaz. La promesa la hizo el entonces alcalde José Ramón López en 2014. En ese período, Campos fue concejal de Caroní por el Partido Socialista Unido de Venezuela.

La CVG le hizo una transferencia de tierra para la construcción de un nuevo cementerio municipal que iba a quedar en la parroquia Unare, al lado de Jardines del Orinoco. Esa transferencia se hizo basada en un proyecto que José Ramón López presentó a la colectividad. Hubo un movimiento de tierra y hasta allí quedó. En el mandato de Tito Oviedo no se ha visto el interés de que los guayaneses cuenten con ese cementerio municipal», señaló.

En 2014 se prometió un nuevo cementerio municipal en Puerto Ordaz y debió estar listo en 2017, pero solo hubo un movimiento de tierra

Campos reclama la construcción del nuevo camposanto. Asegura que actualmente recoge firmas entre la comunidad para llevarlas a distintos entes en Caracas, como Defensoría del Pueblo, Fiscalía, incluso la Asamblea Nacional.

Según el ex alcalde José Ramón López, la construcción del nuevo cementerio municipal debió culminar en tres años, es decir, para 2017. La primera etapa, para la que se aprobaron entonces 50 millones de bolívares, debió estar lista en 2015.

En el anuncio gubernamental se dijo que el camposanto tendría una capacidad de 20.144 sepulturas y 10.072 bóvedas superpuestas dobles. Asimismo, un estacionamiento interno de 66 puestos y uno provisional de 153 puestos. Incluiría, además, un área administrativa, cafetín, bulevar de las flores, áreas verdes y 4.552 metros cuadrados de vialidad.

El terreno son 50 hectáreas que la Corporación Venezolana de Guayana transfirió a la Alcaldía para tal fin. 20 de esas hectáreas pertenecían a la CVG y las otras 30 a Ferrominera.

Crónica Uno

Publicidad
Artículo anteriorTrabajadores exigen que se deroguen los instructivos de Onapre que desmejoran sus remuneraciones
Artículo siguienteBloque oriental y autoridades gremiales nacionales hicieron gira por la región Guayana para conocer la realidad de los empresarios