Publicidad

La  pandemia y la crisis económica, social y por servicios públicos han abierto la compuerta al Síndrome de Burnout o de estar quemado, que se está viendo en la población. La Dra. Yolirma Vaccaro, médico psiquiatra, miembro de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría y jefa de postgrado de la Udo Bolívar, afirmó que la población se ha olvidado de cuidarse del coronavirus para centrar su mayor preocupación en los servicios públicos.

Ciudad Bolívar.- “Las personas han desplazado la pandemia del Covid, dejando de preocuparse y cuidarse, para estar pendientes de otras cosas, como la crisis de servicios públicos”, afirmó la médico psiquiatra Yolirma Vaccaro.

La especialista en psiquiatría, jefe de postgrado de la Universidad de Oriente, núcleo Bolívar, y miembro de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría, señaló que hace apenas dos años la pandemia era la mayor inquietud del ciudadano, fundamentalmente del venezolano, hoy ha pasado a un segundo plano.

La población vive ahora, no al ritmo de la pandemia, sino de una “epidemia de escasez”, por falta de gas, agua potable y por otros servicios públicos, dijo.

Explicó que el tiempo, y la manera reiterada y estructurada en como ocurrió la pandemia, llevó a que el individuo modificara su comportamiento, y perdiera de alguna manera el miedo. “El impacto de la pandemia ha bajado, y ya las personas se han ido adaptado. Y es algo normal”.

Sin embargo, afirmó que el enemigo, el Covid-19 no se ha ido, allí está, aun cuando haya disminuido la gravedad y el número de casos. “En Venezuela, y en mundo, la mayoría de las personas ya se están comportando como si la pandemia del Covid-19 no existiera. La pandemia no ha pasado. Hay que seguir manteniendo las medidas de bioseguridad, a pesar que en algunos países ya no se exige tapabocas en lugares abiertos. El Omicron sigue allí”, enfatizó.

Después del covid

La situación o síndrome post covid ha dejado sus secuelas en la población, especialmente, en quienes padecieron la enfermedad, en quienes perdieron un familiar, y aquellos que como los trabajadores de la salud estuvieron en el ojo del coronavirus, al estar al frente de los servicios de atención médica.   

Para esta especialista en psiquiatría el individuo ha aflorado una serie de trastornos emocionales, después del impacto pandemia, y en medio de la crisis económica y por servicios públicos.

Subrayó que si bien el covid en forma primaria directa produce daño cerebral, y ha llevado a la aparición de la “niebla cerebral”, que consiste en dificultad para concentrarse, pérdida de intelectualidad, no es un generador de trastornos mentales.

“Muchas personas han perdido su capacidad intelectual”, otros han quedado con ansiedad, depresión y duelo. Aseguró que con la pandemia, y después de ella, han surgido con fuerza las adicciones al alcohol, videos juegos, drogas, intentos suicidas, violencia intrafamiliar (agresiones a niños, feminicidio). “El impacto del covid no ha sido sólo en lo emocional, sino también en lo psicológico, social y económico”, dijo.

Síndrome de estar quemado o Burnout

La  pandemia y la crisis económica y social han abierto la compuerta al Síndrome de Burnout o de estar quemado, que se está viendo en la población venezolana. Añadió que esto se está viendo en el personal de salud, siendo los síntomas el agotamiento emocional, estrés y rendición, donde existe la despersonalización, indiferencia, y con muy baja autoestima.

Este estado emocional se agrava en un país, como Venezuela donde las condiciones habituales son cada vez más caóticas. En el caso de los trabajadores de la salud, “hay exceso de trabajo, no cuentas con los insumos y recursos necesarios para tú desempeñarte laboralmente, además, con esos sueldos y el ambiente no te vas a sentir realizado. Sin embargo, algo que nos salva es la humanización que nos caracteriza, pero, sin querer a veces terminas deshumanizándote para protegerte, y no caer en un estado de quemado”. 

Para Vaccaro con la pandemia, las personas más afectadas, fue y sigue siendo el personal de salud, muchos fueron señalados, rechazados y hasta perseguidos. Siento que al personal de salud no se le ha dado el apoyo que se debería”, afirmó.

 La especialista afirmó que la gente necesita drenar todo lo que emocionalmente tiene acumulado, por eso es recomendable, salir con amigos, bailar, sentarse a tomarse un café, comerse un helado, o sencillamente pasear para recrear la vista, y así olvidar sus preocupaciones y problemas. “La gente dice que el dinero no lo es todo. Totalmente de acuerdo, pero el dinero ayuda, y mucho. El dinero es un factor de trastorno, por ejemplo, tú estás muy estresado, sales a comer, te tomar un café, en ese momento drenas”, señaló.

Carolina Maffia CNP 9.261/ Foto Yafi

Publicidad
Artículo anteriorDocentes de Bolívar protestaron exigiendo el pago de la quincena
Artículo siguienteSidor, vitrina del fracaso / Por Américo De Grazia