Publicidad

“Así son las cosas!” exclamaría Chivo Negro, seudónimo del singular periodista Óscar Yánez, con quien tuve la oportunidad de trabajar cuando  él era director de La Esfera, uno de los medios impresos de la Cadena Capriles.  Esta exclamación particular de Chivo Negro resonaría en el colectivo al saberse la noticia según la cual Elon Musk magnate al que le cuentan más de 160 mil millones de  dólares, sería el nuevo dueño de Twitter. Al señor Bill Gates, otro magnate con más de 130 mil millones de verdes,  creador de Microsoft,  no le ha caído bien la noticia, pues ha alertado diciendo que Elon “podría empeorar las cosas”. 

A qué cosas se refiere el especialista en informática?  Seguramente al comportamiento abusivo que  suele registrarse en esta empresa de servicio social con su gran plataforma en San Francisco, California.  Pero no será una pelea a muerte porque entre empresarios de esa magnitud dineraria suelen arreglarse  las cosas, de manera que la sangre no llegará al rio como si se cree que ha llegado con la Señora Pandemia.  Ha sido tan grave que ha hecho que la OMS hierra en cuestiones de cálculos sanitarios pues la cifra de 15 millones de muertes previstos por covid, han resultados el doble, según estadísticas confiables.  Ojalá no ocurra lo mismo con la nueva hepatitis infantil aguda que ya se habla de 228 casos en 20 países  ¡una guará!-exclamarían los barquisimetanos.  De suerte que hay que estar bien armados (prevenidos),  claro,  no como  el “paro armado” de los colombinos que protestan por la extradición del narcotraficante, jefe del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga David, mejor conocido como Otoniel, ex miembro de la guerrilla del Ejército Popular de Liberación y del grupo paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia. Total, una verdadera desgracia que desmorona la moral de cualquier país.  Dios quiera, Venezuela no llegue a esos extremos aún con la escases que sufre a pesar de las últimas declaraciones de Tareck El Aissmi, quien afirma que hay un proceso de recuperación de la principal industria del país, Petróleos de Venezuela. Lo afirma él que no es economista sino abogado criminólogo, pero que tararea muy bien en política pues ha sido desde Vicepresidente de la República hasta donde está ahora luego de pasar por varios ministerios sin que importe mucho los graves imputaciones del Tío Sam. Este merideño de ascendencia siria, enfrenta cargos de narcotráfico ante la Corte Federal de Manhattan desde el 8 de marzo de 2019 encontrándose en la lista de los más buscados del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos. (AF)

Publicidad
Artículo anteriorCLEB aprueba crédito adicional para recuperar estadio de El Callao
Artículo siguienteEspaña entrega a EE.UU. a la enfermera tesorera de Hugo Chávez para ser juzgada