Publicidad

(Prensa especial) la dirección regional del Partido Socialista Unido de Venezuela en Bolívar, recjhazó contundentemente la visita de Juan Guaidó a la región, porque consideran que es el líder del terrorismo en el país.

Roy Quiaragua, diputado a la Asamblea nacional y director de movilización del Psuv en Bolívar, destacó que por medio de sus acciones, Guaidó representa a los mercenarios de la política nacional, quienes han saboteado al sistema eléctrico, entre otros saboteos al país.

Lo acusa de liderar el bloqueo en las costas para que no lleguen las vacunas, ni alimentos al país. “Ese bloqueo económico que se ha enmascarado en un robo a los activos y al patrimonio nacional”.

En tal sentido, reiteró el parlamentario que rechazan esta visita apátrida, mientras que por su parte, continúan asumiendo el trabajo parlamentario en la Asamblea Nacional, desde la Comisión de la Verdad. “Ya tenemos todos los informes adelantados  y creemos que tarde o  temprano la justicia le cobrara el resultado de sus acciones”.

Desde la dirección regional del Psuv le anunciaron que cualquier plan de desestabilización política que pretenda hacer con sus conspiradores, quienes hacen vida en Guayana,  serán rechazados y combatidos con las fuerzas bolivarianas locales.

“Creemos que el país inicio una etapa de crecimiento económico y arrancamos una  era de diálogos con el sector empresarial y el resto de los sectores laborales inclusive tenemos acercamientos con la oposición que utilizan la política como entendimiento y construcción”.

Sin embargo explicó que esa política negra y oscura que representa Juan Guaidó no tiene cabida en estos tiempos venezolanos, mientras tanto toca esperar que la órganos judiciales aclaren la situación, para demostrar que ese sujeto ha sido el fraude político más grande que ha dado los últimos tiempos esta nación

Publicidad
Artículo anteriorAnuncios de Maduro: banco digital de trabajadores, paquete legal laboral y bono único de Bs 10.000
Artículo siguienteTrabajadores de Guayana marcharon contra política hambreadora