Publicidad

(PJ Bolívar) La parroquia 5 de julio, donde se ubica el populoso sector Las Morucas, se encuentra en un limbo geográfico, lo que ha generado que padezcan del olvido por parte de las autoridades del municipio Caroní y Casacoima, con los ciudadanos que habitan en este sector, quienes manifiestan presentar  problemas serios sobre la posibilidad de tener servicios públicos óptimos que le garanticen tener buena calidad de vida.

La denuncia fue hecha por Aliana Estrada, presidenta de la Comisión de Ambiente, Ecología y Desarrollo Agrario del concejo municipal Bolivariano Caroní, quienes luego de sostener un encuentro con los vecinos afectados constataron la carencia de servicios públicos desde hace 10 años cuando se creó esta nueva parroquia.

“Los vecinos nos denunciaron que muchos sectores están hoy en día sin  asfaltado, el servicio de transporte público es inexistente, lo que significa que la gente tiene que caminar entre 2 y 3 kilómetros para poder salir de sus casas y abastecerse de alimentos. El acceso al agua ha sido negado a la comunidad, puesto que falta una bomba que el gobierno regional ha prometido y no se ha concretado”.

En cuanto al tema de salud, los integrantes de la comisión constataron que están desprovistos, porque a pesar que cuentan con un módulo asistencial, no hay medicinas, ni personal capacitado para brindar atención médica, en consecuencia esos espacios están siendo utilizados para realizar las reuniones del PSUV.

Estrada manifestó que recibieron quejas de los  vecinos quienes han sido víctimas de retaliaciones políticas, por haber denunciado. “Les quitan los programas sociales para callarlos, es importante que los ciudadanos pierdan el miedo y puedan lograr que esos servicios públicos sean efectivos”.

En materia de salubridad, encontraron evidencias de desperdicios de residuos sólidos, la basura se quema, las escuelas están desprovistas de atención, desmalezamiento, fumigación  y personal docente capacitado.

Aunado a esto, existe una incidencia importante en casos de paludismos registrados,  según los mismos vecinos, pese a que en el módulo no tienen la posibilidad de poder combatir la situación.

“Decimos que son un limbo, porque resulta que no son ciudadanos de Caroní, ni de Delta Amacuro en cuanto a la atención oficial, por ello, los vecinos manifiestan que deben decretar la parroquia en emergencia, porque todos sus servicios están colapsados” expresó la concejal.

Además los vecinos durante el encuentro con los miembros de la comisión fueron enfáticos en manifestar que cuando se hizo la transferencia bajo el gobierno del alcalde José Ramón López, la gestión municipal lo que migró fue la data del CNE pero los servicios aún no han sido transferidos para el cumplimiento de las funciones municipales.

 De Interés

 La parroquia 5 de julio se creó el 14 de febrero de 2011, con una extensión territorial cercana a las 80 mil hectáreas, para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, garantizándoles un mejor acceso a los servicios públicos, además de la puesta en marcha de proyectos educativos, sociales y agropecuarios.

 Según los fundamentos de soporte de esta decisión emitida por el Tribunal Supremo de Justicia, esta decisión respondía a que esos terrenos eran potencialmente óptimos y fértiles para la siembra de cacao y café, con eso se alcanzaría la anhelada soberanía alimentaria, sin embargo a 10 años de abandono, los vecinos de Las Morucas y zonas aledañas solo padecen de infortunios y abandono oficial.  

Publicidad
Artículo anteriorGestión Sergio Hernández fortalece optimización de los servicios públicos
Artículo siguiente60% de magistrados repite en nuevo TSJ designado para «transformar el sistema judicial»