Publicidad

Por María José Núñez 

En la madrugada del viernes 15 de abril, el extrabajador y sindicalista de Ferrominera, Rodney Álvarez, salió en libertad bajo mandamiento judicial. Con sus rodillas puestas en el piso se apreció el agradecimiento al cielo por su salida de la cárcel, lugar donde estuvo aprehendido de manera injusta. Calificativo que le da Gonzalo Himiob, director de la ONG Foro Penal.

En entrevista concedida a Radio Fe y Alegría Noticias para el programa De Primera Mano, Himiob aseguró que el caso de Rodney Álvarez demuestra «con absoluta claridad» que en Venezuela utilizan el proceso de justicia penal a modo de castigo.

«Es una especie de sanción. El proceso penal ha sido completamente desnaturalizado y se supone que es una herramienta para la búsqueda de la verdad por la vía jurídica, eso es lo que dice el Código Orgánico Procesal Penal», alegó el abogado y director de la organización.

Agregó que además se supone que mientras una persona no haya sido condenada, el Estado tiene la obligación de tratarla como inocente; lo que no pasó con Álvarez, ya que estuvo previamente sin juicio alguno cumpliendo una condena por un delito, que al parecer, no cometió.

Según destacó el jurista, la ley establece que una persona no puede pasar más de 3 años en detención preventiva.

Cumplió casi toda la condena

Rodney Álvarez cumplió con más del 80% del tiempo que establece la condena mínima por el presunto crimen del que era acusado: asesinar a un compañero de trabajo el 9 de junio de 2011.

Su compañero, Renny Rojas murió de un disparo en el cuello, tras una discusión que se formó en medio de una asamblea de trabajadores en los portones de la empresa estatal Ferrominera del Orinoco.

Según atestiguaron algunos compañeros, el verdadero autor del crimen sería Héctor Maicán, en ese entonces secretario de finanzas de Sintraferrominera, miembro de la Federación Bolivariana de Trabajadores y simpatizante del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

¿Por que lo liberan hasta ahora?

El 11 de abril de este año, el Ministerio Público solicitó libertad plena y sin restricciones para Rodney Álvarez, a quien el tribunal de la causa condenó.

Álvarez recibió medida sustitutiva de la privación de libertad casi once años después. Al evaluar el por qué hasta casi una década después surge la pregunta de si en este caso, como en otros, el sistema de justicia está operando por influencia de una posible oficina de la Corte Penal Internacional en Venezuela.

Cabe señalar que el caso de Álvarez afrontó 25 audiencias y ocho intervenciones antes de que el tribunal emitiera una sentencia. Lo mantuvieron preso y sin juicio desde el 12 de junio de 2011 hasta el el pasado 8 de junio de 2021, que el tribunal condenó al acusado a 15 años de prisión.

Para el jurista Himiob, esto corrobora la deformación del sistema penal y las leyes del país, porque lo que le pasó a Rodney Álvarez también le sucede a otros «presos políticos» de los que Foro Penal lleva seguimiento.

También precisó que no ve de parte del Estado una reivindicación de violaciones de derechos humanos. «En Venezuela, lamentablemente, no hay ninguna disposición para reconocer los errores cometidos; además, no hay disposición por indemnizar a las víctimas».

Radio Fé y Alegría Noticias

Publicidad
Artículo anteriorConmemorado en Caicara del Orinoco el 212 aniversario del 19 de abril de 1810
Artículo siguienteLa política es una porquería. Por Carlos Andrés Monsalve