Publicidad

El jueves 31 de marzo, Karim Khan, Fiscal de la Corte Penal Internacional, anunció que su despacho abrirá una oficina técnica en Caracas, la capital de Venezuela, como parte del memorándum de entendimiento que se firmó en noviembre de 2021 entre este organismo y el Estado.

Por Eudo Torres 

El presidente Nicolás Maduro y toda su estructura de gobierno está bajo la lupa internacional señalados por presuntas violaciones de derechos humanos y por supuestamente cometer crímenes de lesa humanidad desde el 2017, cuyos casos están sustentados en más de cien expedientes.

La oficina de la CPI en Caracas servirá para sostener relaciones de trabajo cercanas con el propio presidente Nicolás Maduro, con organizaciones del espacio cívico, con el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU y con familiares de las víctimas.

A partir del anuncio, varios activistas de derechos humanos, políticos, dirigentes sociales y particulares se pronunciaron sobre este hecho.

Nicolás Maduro

El Jefe de Estado informó que la oficina de la CPI que funcionará en Caracas pretende permitir el avance de la «asistencia técnica.

Además, aseguró que está oficina de la Fiscalía que lo investiga permitirá mejorar el «nivel de diálogo y atención en tiempo real, efectivo y eficiente».

Maduro se mostró conforme con la gestión de Karim Khan, a quien ve como un aliado para eliminar todos vestigio de sospechas y señalamientos en su contra.

Alfredo Romero, director de Foro Penal

Alfredo Romero, director de la ONG Foro Penal cuestionó la «sorpresiva visita» del Fiscal Karim Khan, e hizo énfasis en que el funcionario de la CPI se haya reunido únicamente con el presidente Maduro.

A juicio de Romero, el alto funcionario de la Corte Penal debe acercarse también a las víctimas y la sociedad civil como parte de su gestión en Venezuela.

También, le exigió al Fiscal Karim Khan una explicación sobre el por qué ha realizado reuniones solo con representantes del gobierno.

Adriana Pichardo

Adriana Pichardo, politóloga y parte del equipo nacional del partido político Voluntad Popular (VP), fue más expresiva con un discurso esperanzador a favor de la justicia para las víctimas.

Para Pichardo, la decisión de la CPI de abrir una oficina en Caracas «implica el reconocimiento a la justicia internacional y a la CPI» por parte de Maduro.

Este acto también supone que el gobierno venezolano asume las implicaciones del reconocimiento y las decisiones de la Corte Penal Internacional.

Juan Guaidó

El dirigente de uno de los sectores de la oposición, Juan Guaidó también se pronunció y celebró la determinación de la CPI.

Dijo que la oficina permitirá al organismo internacional vigilar más de cerca al gobierno de Maduro. Además, ratificó la denuncia de continuidad de violaciones de derechos humanos en Venezuela por parte del gobierno y, según él, «su estructura criminal».

 

Radio Fe y Alegría Noticias

Publicidad
Artículo anteriorInstan a definir la política del proyecto país antes de ir a primarias
Artículo siguientePedro Carreño ataca al TSJ y señala que allí no deciden los magistrados