Publicidad

Horas despúes del ataque de Putin contra Ucrania, ciudadanos rusos salieron a las calles de Moscú y San Petersburgo para rechazar la guerra, sin embargo, las fuerzas policiales detuvieron a los pacifistas, alegando que sus manifestaciones «no estaban permisadas».

De acuerdo a AFP, funcionarios antidisturbios disolvieron las protestas y metieron a la cárcel a decenas de personas que se encontraban en la plaza Pushkim en la capital rusa, mientras que en San Petersburgo otros 20 ciudadanos fueron arrestados.

El pasado lunes, Vladimir Putin reconoció a Donetsk y Lugansk como repúblicas independientes. Estos territorios, mayoritariamente rusoparlantes, son considerados como ucranianos por parte de Kiev y gran parte de la comunidad internacional, sin embargo, Rusia ha esgrimidos argumentos históricos para calificarlos como naciones autónomas.

La crisis entre ambos países empeoró, tras la orden del Kremlin de invadir esa zona, con la intención de «pacificar y mantener la paz».

Este jueves, inicio de la operación militar con la excusa de «proteger» la población rusa en los territorios controlados desde 2014 por las milicias separatistas prorrusas apoyadas por Moscú.

AlbertoNews

Publicidad
Artículo anteriorPresidente de Ucrania: Incursión rusa en Chernóbil es una declaración de guerra a Europa
Artículo siguiente108 conflictos laborales en enero: empleados públicos protestan porque el mejor pagado no gana más de US$25